La jueza penal Marcela Canavesio imputó a un financista rosarino el delito de blanquear dinero del narcotráfico y otros delitos, y le dictó prisión preventiva por 30 días, a instancias de los fiscales Luis Schiappa Pietra y David Edery. Se trata de Mateo A. F., quien había caído preso el martes, en su oficina del edificio Alto Buró, una de las últimas torres premium erigidas en Puerto Norte, en Junín y Caseros. Ahí es donde Daniel Godoy, imputado como el presunto instigador del asesinato del ex barrabrava de Newell's Marcelo "Coto" Medrano habría cambiado pesos por dólares, y ese es el detalle que involucra a este financista en la trama de un homicidio más en Rosario con trasfondo narco. Solo que a éste los fiscales no le achacaron el crimen sino un escalón superior, el de lavar el dinero sucio a través de la venta en negro de moneda extranjera.

Los fiscales le atribuyen a MAF ingresar en el sistema financiero informal dinero proveniente de actividades ilícitas que le entregó Godoy. Esto ocurrió en dos ocasiones entre el 18 y el 19 de enero: Godoy entregó 933.800 pesos y MAF se los cambió por U$S 5.800 y otros 4.441 al día siguiente. 

Los oficiales de la Agencia de Criminalidad Organizada, el Organismo de Investigación del MPA y las Tropas de Operaciones Especiales habían encontrado al allanar esa oficina 293 mil pesos en efectivo, 5.950 euros y 8.300 dólares. Además, secuestraron dos teléfonos celulares, hardware de almacenamiento de datos y documentos varios. También habían allanado el domicilio de Mateo F., en Santa Fe entre bulevar Oroño y Alvear.

La acusación asume que MAF sabía que el dinero de Godoy era malhabido, por algo le pidió que se lo diera en billetes de alta denominación, menos sospechables que el cambio chico.

El caso de Mateo F. es una derivación del allanamiento la semana anterior a la financiera Cofyrco, en Corrientes 832, por el que fueron detenidos cinco financistas muy conocidos en el circuito de inversores habituales del microcentro –al día siguiente fueron imputados pero recuperaron la libertad. Les encontraron 174 DNI probablemente utilizados con sus titulares para la compra en modo hormiga de dólares del mercado oficial y posterior reventa en el mercado negro. A estos cinco se les imputa lavar el dinero del narco asesinado, Marcelo Medrano. Según la pesquisa, unas horas antes de ser asesinado, había cambiado en Cofyrco 2.350.000 pesos por 17.776 dólares.

 

El allanamiento del martes en la torre vip de Junín y Caseros. (Rosarioplus)
El allanamiento del martes en la torre vip de Junín y Caseros. (Rosarioplus)

 

En la hipótesis de los fiscales, Medrano compraba dólares en Cofyrco, y su rival –y presunto asesino– hacía lo mismo en la cueva de Junín al 100. El dato que tienen los investigadores es que en enero pasado Godoy compró en dos tandas 10.241 dólares a Mateo F. en el 5° piso de la torre Alto Buró. Este hombre imputado ayer estaba agendado en el directorio del teléfono celular de Daniel Godoy como "Amigo dólares". 

En esa misma torre de Junín 191 la policía allanó otra oficina en noviembre pasado, en busca de un contador vinculado a una red de apuestas ilegales, el ex futbolista de Central, Marcelo Toscanelli.

El final de Medrano llegó el 10 de setiembre del año pasado en la YPF de Granadero Baigorria de ruta 11 y Eva Perón, junto al Policlínico. Cuando bajó a comprar golosinas, un hombre bajó de una camioneta, lo alcanzó y lo mató con varios disparos, delante de su pareja y de una hija. 

La policía buscó y encontró a Daniel Godoy el 8 de marzo en Serodino, a 60 kilómetros de Rosario. Los fiscales Matías Edery y Aquiles Balbis lo imputaron entonces por lavado de activos, y cumple prisión preventiva. Su hermano, Gabriel, fue detenido en setiembre como presunto autor material del crimen de Medrano. Era oficial de policía en San Lorenzo y estuvo involucrado –luego absuelto– en la red de encubrimiento de la desaparición de Paula Perassi, en 2011. 

Los fiscales suponen que los hermanos Godoy y Medrano rivalizaban por varios negocios ilícitos en el cordón industrial norte. "Ambas facciones pretenden controlar los mencionados territorios y desarrollar diversas actividades delictivas como usurpaciones, robos, amenazas, explotación de puertos secos y otros delitos, de competencia federal, como el tráfico de estupefacientes. Estas actividades generan un flujo de dinero que (Daniel Godoy) colocó en el mercado financiero informal a través de la maniobra" por la que ayer imputaron al financista MAF.