El último relevamiento sobre asentamientos informales en el país, elaborado por la ONG Techo, reveló algunos datos preocupantes sobre la situación social del país y de Rosario. 

Según el relevamiento realizado por Techo, en la ciudad y alrededores hay 6708 familias en 42 asentamientos informales que no poseen calles asfaltadas. En la zona oeste y sudoeste es la región donde más personas se encuentran con arterias de tierra.

Techo define al asentamiento como un conjunto de un mínimo de ocho familias agrupadas o contiguas, en donde más de la mitad de la población no cuenta con título de propiedad del suelo, ni acceso regular a al menos dos de los servicios básicos: agua corriente, energía eléctrica con medidor domiciliario y/o sistema de eliminación de excretas a través de la red cloacal formal.

De acuerdo con esa definición, el informe señala que existen 23.633 grupos familiares en 77 asentamientos irregulares que no tienen alcantarillado público. 

En total, 6228 hogares (40 barrios populares) no tiene ni las calles asfaltadas ni desagües cloacales públicos.

Voluntarios de Techo visitaron diferentes barrios de la ciudad.
Voluntarios de Techo visitaron diferentes barrios de la ciudad.

De las entrevistas realizadas por los encuestadores a referentes de cada asentamiento precario, surgió que hay barrios a los que la acción del Estado no llega. En el caso de 41 villas de emergencia en Rosario se indicaron problemas con las asistencias médicas, puesto que -aseveraron- las ambulancias no ingresan por razones de seguridad pública. En esos asentamientos viven unas 12.600 familias.

Por otra parte, 31.360 hogares en 105 villas, presentan una conexión irregular a la red pública de energía eléctrica.

En cuanto a la creación de asentamiento informales en los últimos tres años, sólo se relevó que hay dos villas nuevas en la zona oeste de Rosario.

El levantamiento de información fue realizado por encuestadores -personas contratadas y voluntarios capacitados, con experiencia territorial y oriundos de cada localidad relevada- que recorrieron todo el territorio, detectando los asentamientos informales y entrevistando a los referentes comunitarios/informantes claves, quienes proporcionaron la información de cada asentamiento.