sec-juego

Zamora se recupera y pide ayuda económica: "Hemos perdido todo"

La situación de Julio Zamora es dramática. Tras recuperarse de dos infartos cerebrales sufridos en Bolivia, país en el que trabaja hace un par de años como entrenador, está en bancarrota y no puede reunir el dinero para pagar los gastos de la clínica en la que estuvo internado. En conferencia de prensa, reclamó que los clubes para los que trabajó en el país vecino se hagan cargo de la deuda que mantienen con él. 

"No me gusta deberle un centavo a nadie, siempre fui así. Esta situación es complicada. A nosotros nos embargaron todo lo que teníamos. Lo que gané en el fútbol, lo tuvimos que perder. Ahora está en juego el auto", dijo el ídolo de Newell's en su primera aparición pública tras meses complicados. Acompañado por su familia, y al borde de las lágrimas, Zamora aseguró: "Hemos perdido todo".

El ex delantero rojinegro agradeció a sus seguidores (durante la internación fueron muchos los que lo ayudaron), pero se centró en reclamarle al club con el cual tenía contrato al momento de sufrir el episodio. "Espero que la gente de Potosí se haga cargo. Si nosotros estuviéramos en una posición (económica) importante no reclamaríamos, pero me da mucha bronca que habían hecho un proyecto conmigo y después salen a decir que no tienen deuda", señaló.

Zamora dijo que desde que quedó internado no le volvieron a pagar ni a él ni a sus ayudantes. También le reclamó a otro club que dirigió, el Wilstermann, que aunque le pagó lo hizo "como quisieron". 

También habló su hijo, Bryan. "Estamos averiguando abogados FIFA y abogados laborales. No nos quedaremos con los brazos cruzadas. A él le paso trabajando, en medio de un partido, es muy injusto que la gente de Real potosí se haya lavado la mano”, criticó. 

Julio Zamora dejó la clínica el pasado 11 de diciembre y se le otorgaron dos meses para pagar por los servicios. La deuda ronda los 20 mil dólares. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo