Los bares de Rosario volvieron a abrir sus puertas, este lunes por la mañana, luego de 80 días sin poder recibir clientes por el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del coronarivirus.

Los locales gastronómicos que retomaron la actividad comenzaron a implementar un protocolo sanitario (lavado de manos y calzado) y estarán abiertos 7 a 23 horas, todos los días. Asimismo, en el decreto que exceptuó al rubro del cumplimiento de la cuarentena se determinó el uso obligatorio y de manera correcta por parte del personal del establecimiento de los elementos de protección que cubran nariz, boca y mentón.

"Fueron 80 días muy duros para todo el sector. Hubo muy poca recaudación porque el sistema del delivery no resultaba", lamentó Claudio, dueño del bar ubicado en Alvear y Córdoba, en diálogo con el móvil de la Sí 98.9.

En cuanto a la reapertura del comercio, el titular del local dijo: "Hoy tenemos muchas expectativas, va a llevar su tiempo, la gente todavía tiene un poco temor a salir; pero poco a poco vamos recuperando a los clientes".

Sobre la aplicación del protocolo sanitario, el comerciante explicó: "El cliente tiene que higienizar su calzado y manos, después deja sus datos y recién ahí puede solicitar el servicio".

En toda actividad con concurrencia de personas que se habilite durante la cuarentena, se debe considerar el modo de poder obtener la "trazabilidad de casos" para poder realizar la investigación si surgieran transmisiones. Por esto es que se solicitará un registro de asistentes a bares y restaurantes por días.

"Es un volver a empezar, con la diferencia que en las otras dificultades que tuvimos se trabajó algo, acá fue cero", comentó Claudio.

Tradicional bar de Alvear y Córdoba. (Foto: Fede Gayoso)Tradicional bar de Alvear y Córdoba. (Foto: Fede Gayoso)
Tradicional bar de Alvear y Córdoba. (Foto: Fede Gayoso)

La alegría por la reapertura de los bares no fue solo de los titulares, sino también de los clientes. "La parte social es fundamental, es lo que más estábamos extrañando", reconoció uno de los consumidores habituales del café con leche con medialunas del lugar, y recordó que desde hace 17 años desayuna en el bar de Alvear y Córdoba porque sus hijos concurren a un colegio de la zona.