Una extensa hilera de padres y madres de alumnos del Instituto Politécnico Superior, el Poli, se apostó este jueves a primera hora junto al edificio escolar de Ayacucho al 1600 para reclamar una solución gubernamental al conflicto que mantiene con el gremio de docentes universitarios por un reclamo salarial. La manifestación reunió posiciones opuestas, según el destino de su reclamo: algunos contra el paro docente, otros contra la indiferencia del gobierno.

Ante la última oferta paritaria de un 33 por ciento de aumento desdoblado, el sindicato Coad votó este miércoles reanudar las medidas de fuerza con un paro de actividades que abarcará toda la semana próxima. Con ello, ya van 18 días sin clases en las facultades y en las escuelas secundarias que dependen de la UNR, como el Politécnico y el Superior de Comercio, y serían 23 si la medida anunciada se lleva a cabo. Todo está supeditado a la oferta salarial que el Ministerio de Educación anunciaría esta tarde. 

Carlos es padre de un alumno del Politécnico, que en diálogo con Sí 98.9 opinó que “la medida de un nuevo paro es excesiva, porque estamos 18 días sin clases en los últimos cinco meses, y en poco tiempo va a ser la misma cantidad que un mes hábil entero”, dijo.

Si bien el padre dijo comprender la causa de los docentes, analizó que “se contraponen el derecho al trabajo de los docentes y el derecho a aprender que corresponde a los chicos, y es difícil encontrar el punto de contacto entre ambos derechos. En las negociaciones el derecho de los chicos no está visible”.

“Tiene que haber una propuesta superadora, primar la razonabilidad de las autoridades y de los docentes aceptarla”, y adelantó que en caso de que no haya nuevamente un acuerdo, los padres seguirán con estas acciones.

“Queremos garantizar el derecho a estudiar de nuestros hijos, es muy dificil que se pongan a estudiar cuando no les dan lecciones concretas. Son futuros profesionales y su falta de estudio afecta a toda la sociedad”, analizó.

En el mismo abrazo al Poli, pero con una posición diferente, Manuel y Luis repudiaron la indiferencia del gobierno nacional al reclamo docente. "Yo participo de esta manifestación como una expresión de apoyo a la educación pública, al derecho de nuestros hijos a aprender, pero no en contraposición al reclamo de los profesores, que es totalmente legítimo. Mi reclamo va dirigido al gobierno nacional que demuestra que le importa bien poco la educación pública". "No tenemos que ser funcionales al juego de Macri. La responsabilidad de garantizar las clases es del gobierno", comentaron.