Seis personas murieron este sábado por coronavirus en Argentina lo que totaliza 89 decesos desde el inicio de la pandemia mientras que 167 fueron diagnosticadas con la enfermedad, con lo que la cantidad de casos positivos en el pais suman 2.142, informó el Ministerio de Salud de la Nación.

Durante la jornada del sábado fallecieron una mujer de 82 años residente en la provincia de Buenos Aires; y 5 hombres, dos residentes en la Ciudad de Buenos Aires (CABA), de 69 y 71 años; y tres residentes en la provincia de Buenos Aires, de 47, 79 y 62 años.

Del total de infectados, 816 (38%) son importados, 712 (33%) son contactos estrechos de casos confirmados, 304 (14%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

Por su parte, en la habitual conferencia de prensa, el gobierno de Santa Fe informó que se registraron este sábado tres nuevos casos. Uno en Funes, uno en Rafaela y uno en Rosario. 

Con la difusión de estas cifras, el total de infectados en territorio santafesino asciende a las 200 personas. 

De esos casos, 194 fueron atendidos y estudiados en la provincia y 6 fuera de la misma, pero de pacientes con residencia habitual en Santa Fe (1 estudiado en Córdoba, 1 en provincia de Buenos Aires, 2 en CABA y 2 en Mendoza).

Además la provincia descartó un total de 1736 casos por laboratorio. En tanto, 24 pacientes fueron dados de alta y dos fallecieron. Resta conocer los resultados de los 171 casos que se encuentran en estudio.

Hasta la fecha se registraron un total de dos fallecidos para la provincia. Dos pacientes continúan en cuidados intensivos, con asistencia respiratoria mecánica. El resto de los pacientes presenta una evolución favorable, algunos son internados sólo con la finalidad de asegurar el aislamiento.

En la conferencia estuvo presente Roberto Sukerman, ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, para detallar la resolución que obliga a las empresas autorizadas a funcionar a implementar un Protocolo de Prevención del Coronavirus que debe contener una evaluación de los riesgos de contagio según los puestos de trabajo, y las correspondientes medidas de prevención para evitar la transmisión y propagación de la enfermedad.