Este viernes se espera nuevamente una jornada movida en el Concejo municipal por el tratamiento de la tarifa del transporte urbano, que estará condicionada por el paro que llevan a cabo los choferes de la empresa Rosario Bus. Desde el oficialismo entienden que la medida de fuerza depende de lo que suceda en el recinto, pero la oposición insiste en que es una maniobra de la empresa y que deberían quitarle la concesión. 

Según el concejal de Compromiso con Rosario e integrante del Ente de la Movilidad de Rosario (EMR), Osvaldo Miatello, la medida de fuerza dispuesta por la UTA es consecuencia directa de una maniobra de los dueños de la empresa Rosario Bus, que han insistido en no tener fondos para pagar los haberes atrasados. “Esto no es un paro de choferes, es un lock out patronal de Rosario Bus”, consideró Miatello.

 

“Esto no es un paro de choferes, es un lock out patronal de Rosario Bus”
“Esto no es un paro de choferes, es un lock out patronal de Rosario Bus”

Se cansaron: piden que le quiten la concesión

Lo que denuncian los ediles es que existen maniobras de presión por parte de la empresa de transporte para promover el paro y así ejercer presión en la actualización de la tarifa, fundamentando que no tiene recursos para afrontar los salarios. “Es la propia empresa la que está provocando el paro, y debemos intimar a la empresa, y si es necesario, quitar la concesión por el pliego lo permite”, explicó Miatello.

De esta manera, los concejales opositores coinciden en que se deben tomar medidas concretas. El jueves asomó en los pasillos del Concejo, la posibilidad de que la intendencia analice rever el contrato de la empresa de servicios. Este viernes antes de comenzar la reunión en la comisión de Servicio Públicos ya era un pedido: “Corresponde sacarle la concesión”, disparó Héctor Cavallero, del  Partido del Progreso Social (PPS).

“Hace 20 años que Agustín Bermúdez (titular de la empresa) hace lo mismo para lograr un aumento, juega con estos mecanismos desde la época de Usandizaga. Corresponde sacarle la concesión”, dijo quien a partir de diciembre estará en la legislatura provincial. Carlos Cossia coincidió: “Hay que hacer como dice Cavallero, buscar herramientas para sancionar a Bermúdez ó sacarle la concesión”.

Otro que se mostró en favor de medidas concretar en contra de Rosario Bus fue Roberto Sukerman, del Frente para la Victoria. “Si a Bermúdez no le cierra el negocio, que se vaya. Esto no lo entiende la intendenta Mónica Fein, que parece empleada de Bermúdez”, disparó. Además consideró sentirse “rehén de tener que fijar una tarifa” pero no puede “modificar en lo más mínimo el sistema, y debemos estar supeditados a lo que decida la intendenta”.

Sin embargo, la subsecretaria de la Agencia de Movilidad y Seguridad Vial, Mónica Alvarado, dijo en Sí 98.9 que “se intimó a la empresa”, aunque no hubo comunicación oficial al respecto.

El aumento del boleto

En medio del paro de los choferes de Rosario Bus, los concejales se reunirán nuevamente en comisión de Servicios Públicos para tratar de llegar a un acuerdo y por la tarde pasar al recinto y encontrar una definición. Sin embargo, hay reparos. “No podemos estar discutiendo cuando la gente está a pie”, disparó Miatello.

Respecto al paro y su prolongación, Mónica Alvarado, consideró que depende de lo que suceda en el Concejo. “Apelamos a que se construyan los consensos necesarios. Rosario Bus no ha liquidado el 100 por ciento y cubrir el desfasaje. Esperemos que se solucione lo más rápido y que se encuentren los recursos y pagarle a los trabajadores y poder levantar la medida de fuerza”, dijo.