El jueves 13 de agosto a la mañana, Fortnite recibió una actualización que incluía un descuento permanente  y sin caducidad del 20% en "pavos", la moneda dentro del battle royale más famoso: “Esto no es una oferta... ¡son nuevos descuentos disponibles en todo momento! Nos encanta poder ofrecérselos y seguimos trabajando por los intereses de todos los jugadores de Fortnite”, explica el anuncio oficial en la página del juego.

Hasta ahí, todo muy lindo. Pero para tener este descuento Epic Games agregó la opción de pago directo para saltear los sobreprecios que suele haber en Google Play y App Store.  “Por el momento, Apple y Google aplican una tasa del 30 % a sus opciones de pago y el descuento en el precio de hasta el 20 % no procede. Si Apple o Google bajan en el futuro las tasas a los pagos, Epic te aplicará el descuento directamente”. Así explicaron los creadores de Fortnite, el por qué de esta decisión.

Esto no gustó para nada en Apple y Google, y en una movida inesperada el juego fue eliminado completamente de las plataformas, lo que generó un revuelo total en redes y en pocos minutos el hashtag #FreeFortnite se volvió trending topic en Twitter. 

Epic Games se sumó a la revuelta y no soló inició acciones legales contra los dos gigantes tecnológicos, sino que lanzó un llamado a todos los usuarios del videojuego para que presionen contra las dos empresas con un video que parodía la película "1984", haciendo referencia al libro y la película que plantean un futuro distópico donde todos somos controlados.