Sospechan especulación inmobiliaria con los terrenos de Mefro Wheels

El Concejo aprobará sobre tablas una iniciativa que pretende cortar con la especulación de los dueños alemanes de la fábrica de llantas y fijar ese inmueble sólo para uso industrial. Los trabajadores siguen resistiendo el vaciamiento y esperan que también la Provincia les tire una soga

El suelo del predio de la empresa Mefro Wheels, de Ovidio Lagos al 4400, será declarado de uso exclusivamente industrial el próximo viernes.  En base al pedido de los trabajadores de la firma y de la Unión Obrera Metelúrgica (UOM) el Concejo Municipal avanzó con el proyecto, que será aprobado sobre tablas.

La iniciativa busca evitar maniobras especulativas de la casa matriz alemana y será, según quienes la impulsan, “un aporte en el marco de las negociaciones que los trabajadores y el gremio vienen llevando adelante con el Estado provincial, en búsqueda de una solución integral”.

En la nota presentada por la Unión Obrera Metalúrgica ante el Concejo Municipal, el gremio denunció que la empresa en cuestión puso en venta en portales inmobiliarios el inmueble y no el fondo de comercio, “denotando ostensiblemente la conducta de vaciamiento” que los propios trabajadores denunciaron oportunamente. 

El predio de Ov. Lagos 4480

También la UOM recordó que existieron varios inversores interesados en adquirir la empresa Mefro Wheels, pero los capitales alemanes se negaron a escuchar ofrecimientos. De hecho, en la reunión que el sindicato mantuvo con el Ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, el propio funcionario confirmó que existen oferentes, cuestión que demuestra la empresa es viable.

El plan de lucha de los 170 obreros cesanteados continúa y la esperanza se enciende en torno al proyecto que el viernes aprobará el Concejo. Otra intención es conseguir que el gobernador Miguel Lifschitz pida la expropiación del terreno.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo