sec-corbata

Más humanizado: marcada disminución de cesáreas a favor del parto respetado

A un año y medio de la inauguración de la Maternidad del Hospital Roque Sáenz Peña, advierten una notable mejora en la experiencia de "parto respetado". Esto no sólo redujo el número de cesáreas y uso de medicamentos, también el de la derivación de los bebés a neonatología. 

Su director Matías Vidal señaló que la baja es del 15 por ciento y que la mayoría de las mujeres optan por un parto más respetado y humanizado. En el último año y medio, hubo poco más de 3.200 partos y sólo el 23 por ciento se hizo por cesárea. Es un gran porcentaje que representa la mitad del promedio nacional. Aún más meritorio si se compara con algunas clínicas privadas donde el promedio de cesáreas es del 60%.

“Acá el centro de atención es la mujer embarazada y todas las herramientas con las que puede contar para transitar un trabajo de parto sin sufrimiento ni intervención medicamentosa innecesaria, con el acompañamiento de la persona que ella quiera”, explicó Vidal en diálogo con Vero Luchessi en Sí 98.9. 

Y agregó: “El parto transcurre en una habitación adecuada lo mejor posible a la casa de uno y hay material médico que no se exhibe. La mayoría elige la oscuridad total, solo con una lámpara y un silencio absoluto. No hay ruidos ni gritos. Muchas eligen parir sentadas, porque es más cómodo y menos doloroso”.

Asimismo, Vidal hizo hincapié en la notable reducción del número de bebés nacidos en la Maternidad que posteriormente ingresan al servicio de neonatología. Es que según asegura, los casos disminuyeron de un 15 a un 8%. “Nos asombra el número porque no buscábamos que eso ocurriera”, expresó.

Al respecto, explicó que “algunos bebés que nacen a las 37 semanas y por cesárea presentan una dificultad respiratoria porque no pudieron terminar de eliminar líquido en el pulmón” mientras que con el parto respetado “esa dificultad se da en menor cantidad”. “En 2013 teníamos alrededor de seis casos por mes y ahora solo dos. Estamos hablando de 50 casos menos por año”, agregó.

Por último, señaló que la cesárea “no se puede programar porque el cuerpo tiene otros horarios” y contó que en la Maternidad se le solicita a la mujer que inicie el trabajo de parto en su casa. Luego se interna y se hace la cesárea. “Está demostrado que las hormonas que desencadenan el trabajo de parto son buenas para el neurodesarrollo del bebé y para la recuperación de la madre”, concluyó.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo