sec-corbata

Autoservicio de combustible: el gremio ve difícil que se implemente en Rosario

Luego de los rumores que referían a la posibilidad de que el gobierno nacional habilitara a los conductores a autoabastecerse de nafta en las estaciones de servicio, desde el gremio advirtieron que este sistema -celebrado por los estacioneros- ya fue puesto en marcha en Rosario y no funcionó. 

“Las propias petroleras ya probaron esta metodología en Rosario durante más de cinco años pero no dio resultado y las ventas disminuyeron. La gente no está preparada y desconoce el riesgo que implica maniobrar combustible”, señaló en Sí 98.9 el secretario del Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio de Santa Fe, Ismael Marcón.

“Es peligroso porque muchas veces los picos están fallados, no cortan automáticamente y siguen emanando combustible. Eso puede provocar un desastre. La mayoría tiene compuestos cancerígenos muy importantes entonces hay que proveer de guantes a la gente para que no se contaminen”, agregó. 

En este sentido, Marcón resaltó que “es muy difícil” la implementación del autoservicio “por la resistencia de la clientela y del mismo estacionero”. “Es que deberían invertir en surtidores con otro sistema e incluso disponer de dos o tres empleados para auxiliar ante una emergencia”, sumó.

Por otro lado, el dirigente advirtió que las estaciones de servicio “también requieren personal para ofrecer los servicios de buena voluntad tales como medir el aceite o proveer de agua destilada a las baterías”. “La mejor manera de ahorrar es bajar el precio del combustible, no dejando trabajadores en la calle”, subrayó.

Por último, reveló el panorama que atraviesa el sector: “Las ventas han caído entre un 8 o 9 por ciento anual, así como la seguridad en el pago. Están rebotando muchos cheques, sobre todo en las estaciones del interior. Sin embargo, en Rosario la merma no es tanta”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo