Test digital para saber si padecés “selfitis”

El mundo selfie marca el rumbo de las imágenes. Todo se registra en primer plano. La auto-foto, el auto-retrato, la auto-imagen que habla de nosotros mismos a donde quiera que vayamos.  ¿Un deseo compulsivo obsesivo? ¿Carencia de autoestima? ¿Qué nos empuja a retratarnos y acto seguido subir las fotos en las redes sociales?

Una información que citaba como fuente a la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) circuló en las redes sociales: si una persona se tomaba más de 200 selfies por día era un adicto. Y a la adicción le pusieron nombre, señores y señoras, con ustedes la “selfitis”. La info fue por más y la categorizaron: “es el deseo compulsivo obsesivo para tomar fotos de uno mismo y publicarlos en los medios sociales como una forma de compensar la falta de autoestima y para llenar un vacío en la intimidad”.

La noticia circuló en redes sociales y se transformó en viral.  Y además de la descripción del diagnóstico se publicaron posibles soluciones: “Aunque aún no existe un tratamiento para este problema, podría pensarse en terapia cognitiva-conductual para tratar la enfermedad”. Luego de despertar la preocupación entre los selfiteros, se descubrió la verdad de la milanesa. Todo resultó ser una broma viral. La publicación surgió en el sitio Adobo Cronicles, portal que posee como lema “tu fuente para noticias que no se pueden creer”. Una parodia de una práctica instalada y en crecimiento.

Más allá de la broma digital y más acá de la vanidad exagerada, desde RosarioPlus lanzamos un test para que verifiques tu grado de selfitis. Aquí va:

Selfitis extreme: Cuando tomás fotos en situaciones de peligro, en zonas peligrosas o en situaciones donde estás realizando otra acción como manejar.

 

Selfitis de la gula: Cuando te retratás con un plato de comida, al menos durante los almuerzos y cenas tres veces por semana.

 

Selfitis Jet Lag: Padecimiento de los viajeros empedernidos. Una foto por cada sitio visitado.

Selfitis crónica: Cuando se siente un impulso incontrolable de tomar fotos de uno de uno mismo durante todo el día y de publicarlas en las redes sociales más de seis veces al día.

Selfitis edulcorante: cuando al menos una vez por día subís a las redes sociales una foto con tu pareja.

Porno-Selfitis. Cuando te retratás teniendo relaciones sexuales. O bien en los segundos posteriores del orgasmo.

Selfitis Stone: Cuando cada vez que te sacás una selfie sacás la lengua.

Zoo – Selfitis: Cuando una mascota se transforma en el centro de tus selfies.

Baby – selfitis: Cuando tu bebé no tiene la opción de aceptar el ridículo y lo retratás todo el tiempo.

Y vos… ¿Qué tipo de selfitis padecés?

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo