Un hombre de 35 años fue acribillado de al menos cinco disparos, este lunes por la noche, en San Francisco Solano al 2600, en la zona sur de la ciudad. 

Según informaron fuentes policiales, los autores del ataque fueron cuatro personas que se trasladaban en dos motocicletas. 

La víctima, identificada como Martín Ignacio Oliva, se desempeñaba como repartidor de una rotisería del barrio. El muchacho de 35 años fue asesinado alrededor de las 22:25, al menos por cinco balazos por la espalda en esa cuadra cercana a Pueyrredón al 6000. 

Un vocero del Ministerio Público Fiscal relató que Oliva aguardaba a bordo de su moto por un pedido para entregar, frente a la rotisería para la cual trabajaba. En ese momento llegaron sus matadores. Hubo un hombre que se le acercó y, tras llamar su atención con un grito, le descerrajó una andanada de balazos. 

En el instante en que Oliva presintió el desenlace, arrojó su teléfono móvil hacia el interior del comercio. Los investigadores confían en que el aparato provea indicios que expliquen el asesinato. El robo no fue la motivación del homicida.

La policía recogió en el lugar 5 vainas servidas de calibre 380, todas disparadas del mismo arma. 

El repartidor fue trasladado al hospital Roque Sáenz Peña, pero llegó sin vida. Intervino personal de la comisaría 21ª de Rosario, que confirmó que no hubo robo de pertenencias a la víctima.