La presidenta del Colegio de Médicos de Rosario, Ángela Prigione, indicó que la evolución de la pandemia a esta altura impone a la población aceptar las variaciones en cuanto al status sanitario: "Habrá que acostumbrarse a ir y venir de fase", dijo.

En diálogo con Ariel Bulsicco en Sí 98.9, Prigione dijo que “en las reuniones el Ministerio de Salud nos presenta un panorama bastante exacto de la realidad de todos los departamentos, y participan todos los equipos de salud, donde  volcamos asesoramientos, posturas y puntos de vista para asesorar, pero sabemos que la decisión es del Ejecutivo, que está escuchando a todos”.

Reconoció que “todos estamos día a día aprendiendo de la pandemia, y quizás la sociedad debería acostumbrarse a esta cuestión ondulante de ir y venir de fases”. A la vez que aclaró ante rumores de malas intenciones: “Somos unas 70 personas que participan en las reuniones, entre sectores público y privado con el Estado, y aseguro que no hay nadie en esta comisión que quiera dañar la economía como escuché en algunos lugares”.

En torno a los anuncios que se esperan de cara a una nueva fase este viernes, Prigione precisó que “antes de esa decisión nosotros se lo recomendamos, y vimos que la gente cumplió, hubo una fuerte restriccion y disminución de personas en todos lados, y se pudo ver un reflejo que dio oxígeno al sistema, y una liberación de camas con las reprogramaciones de cirugías. Veremos el panorama que analicen el jueves y viernes”.

Las balas también

La presidenta del Colegio de Médicos aseguró: “La escalada de violencia de estos últimos días llevó a ocupar todas las camas del sistema público, según me lo comentan colegas que trabajan en el Hospital Clemente Álvarez. No es Covid pero es por heridos de armas de fuego y accidentes viales”.

A esto sumó su mirada ante el sector privado: “En los sanatorios no notamos el respiro porque  los casos de contagios de coronavirus siguen subiendo, en PAMI las camas crÍticas están casi al 100 por ciento, hay muchos mayores y de riesgo que ocupan las camas de UTI. Y ahora hay casos de gente joven en sala general, con manifestaciones respiratorias que no se veían al comienzo de la pandemia”.

En torno a los contagios dentro de los equipos de salud precisó: “Tuvimos una merma grande del equipo al comienzo cuando se recluyeron mayores, embarazadas y personas de riesgo del personal. Y ahora hay contagios en los equipos. Cuando uno se enferma, contagia a sus contactos estrechos, y no suelen trabajar en un solo lugar, sino en pluriempleo, son dos o tres equipos que hay que retirar varias semanas y eso es terrible”.

Escuchá la entrevista completa: