Víctor Vallejo es profesor de filosofía en el Colegio Claret de Madrid y es todo un fenómeno en redes sociales como Twitter o TikTok donde se ha ganado el aplauso generalizado de todos gracias a la genial adaptación de sus clases a los tiempos de coronavirus en los que vivimos. La particularid: las da en pijama.

“Si lo que toca es dar clase online y en pantalón de pijama, se hace. Si ahora vamos a semipresencial, se hace. Si nos tenemos que quedar en casa esperando que se derrita la nieve, se hace”, explica.

El éxito de este profesor comenzó después de una clase online en la que según asegura escuchó una serie de preocupaciones de sus alumnos. En ese momento, Vallejo entendió que sus alumnos de segundo de Bachillerato se merecían una clase divertida para superar el agobio de haber perdido numerosas clases presenciales antes de los exámenes globales. 

 

@nataliasanchezzz

normalicemos el día del pijama✌🏻. Pd: nuestro profe de filo es mejor que Merlí #pijama #parati #daddycool

♬ Taste - Tyga
normalicemos el día del pijama✌🏻. Pd: nuestro profe de filo es mejor que Merlí #pijama #parati #daddycool

 

“No todo van a ser deberes, renuncias y sacrificio”, añade el también experto en Inteligencia Emocional e Inteligencia Espiritual. “Hemos conseguido lo imposible, pero eso sí, sin perder nunca ni nuestra profesionalidad ni nuestro buen humor. TikTok ha dejado claro que los alumnos quieren profesor con flow”, cuenta Vallejo.

Y es que tanto sus alumnos como los distintos usuarios de las redes sociales están encantados con este profesor madrileño. “El humor es la mejor puerta para el aprendizaje y para relativizar las penas de la vida”, escribe un usuario.

“Pero ojo... ¡Qué yo no soy Merlí! Aunque me duela, en mis clases tengo que dar un programa de filosofía totalmente aburrido y alejado de la realidad de nuestros jóvenes, pero esta ya es otra historia”, responde Vallejo ante los cientos de comentarios donde lo comparan con el personaje de la popular serie catalana. Pero a juzgar por sus videos la comparación bien tiene lugar.

“Creo que los alumnos y profesores nos merecemos una sonrisa y espero que este TikTok viral sirva para ello”, concluye.