La escuela 1326, en el barrio Ludueña, recuperó la presencialidad este miércoles, con protocolos y después de un mucho tiempo de educación virtual por la pandemia. Para celebrarlo, invitó a autoridades del gobierno provincial. En diálogo con RosarioPlus, la directora de la institución, Luciana Silva, señaló: “La sensación que tenemos es de mucha alegría. Volver a encontrarnos y este encuentro con el otro, es muy distinto que la virtualidad a la que nos obligó el año 2020”.

 

Los alumnos que volvieron a cursar esta semana son aquellos que no pudieron completar los contenidos del 7mo grado y realizarán, de aquí al 12 de marzo, un puñado de clases para poder finalizar la primaria. “A nosotros nos costó mantener el ritmo de aprendizaje, porque no fue fácil la conexión de todas las familias. En la población que viene a nuestra escuela el contacto con Internet es muy limitado. Acá igualmente el año pasado la escuela nunca estuvo cerrada. En plena pandemia, tratamos de mantener la situación edilicia y también abríamos para la entrega de bolsones. Cada vez que venían a buscar alimentos, procuramos que los niños se pudieran llevar materiales en papel para hacer en sus casas. Y también implementamos grupos chicos, con mucho cuidado por la distancia, con algún taller presencial para aquellos que venían más retrasados”, indicó la directora de la 1326.

Algunos de los chicos hablaron con el móvil de la y se mostraron contentos de volver. Dijeron que habían empezado con una hora de teatro y hasta contaron que soñaban de grandes con ser actores. “También nos tocó dar matemática, pero estuvo divertido volver”, planteó uno de ellos que parecía ser el más pícaro, sentado al fondo del salón. Por el funcionamiento en burbujas, el pequeño grupo de trece alumnos que debía recuperar contenidos en Ludueña fue separado en dos salones. Cuando se inicie el ciclo lectivo formalmente el 15 de marzo, con más chicos dando vuelta por la escuela, se prevé que se asignen turnos semanales. Diez irán a clase en el aula y el resto tendrá que seguir a distancia, para ir rotando.

 

Otra burbuja del curso de 7mo de la 1326
Otra burbuja del curso de 7mo de la 1326

 

Mientras esta nivelación con 7mo grado se daba en el piso de arriba, en una de las aulas de Planta Baja, algunos adultos también reiniciaban sus encuentros presenciales para participar del programa "Alfabetización Santa Fe". Fabiana, una de las docentes, narra su experiencia: "Es parte de una iniciativa que nació hace diez años, cuando se detectó que en Rosario había unas 30 mil personas adultas sin alfabetizar. Empezó con el sistema carcelario, pero se llevó a distintos barrios. Trabajamos con voluntarios, con docentes o comerciantes que pueden colaborar. En este caso, la escuela nos abre el espacio para gente de acá de Ludueña. Son 10 familias las que participan. Y pudieron detectarlo, cuando mandaban las libretas para firmar y los padres no podían hacerlo, porque no sabían leer". 

El trabajo de alfabetización de adultos en la 1.326
El trabajo de alfabetización de adultos en la 1.326

 

La 1.326 nació a mediados de los '90, pegada a un complejo de viviendas que se construyó detrás del cine Village, a pocos metros de la Comisaría 12. "En los últimos años, varias de esas familias empezaron a mandar a sus hijos a otras escuelas, y nosotros fuimos recibiendo a los niños del asentamiento que fue creciendo acá al lado, de viviendas mucho más humildes, hacia el norte por calle Solís. El entorno para ellos es de mucha dificultad económica y eso se notó todavía más con la pandemia", le exlicó Silva a Rosario Plus.

En este primer día de la presencialidad la escuela de Ludueña recibió la visita de Orlando Biagiotti, Delegados de la Región VI del Ministerio de Educación y de Gregorio Vietto, Subsecretario de Educación Secundaria. Ambos asistieron allí en representación de la titular de la cartera educativa, Adriana Cantero, que acaba de recibir el alta luego de haber estado internada por Covid.