Los diputados del estado de Oaxaca aprobó una iniciativa con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia que prohibe que niñas, niños y adolescentes puedan comprar gaseosas o comida chatarra.

Aunque el consumo en menores de edad no está prohibido, la idea es que la compra de estos productos recaiga directamente en responsabilidad de los mayores de edad. Si, papá y mamá tendrán la responsabilidad de vigilar la alimentación de los mas chicos.

Magaly Lopez, una de las diputadas que impulsó esta histórica iniciativa, la comparó con el momento que se prohibió la venta de tabaco y alcohol a menores.

La medida también ha sido pensada para aminorar el número de personas con obesidad en el país del norte, que se estima que es un 73% de la población mexicana. De ese porcentaje, el 34% sufre de obesidad mórbida.