El 24 de junio fue presentado Cristian González como nuevo DT de Rosario Central ante la salida de Diego Cocca. El Kily, que fue técnico de la Reserva durante más de dos años, llegó a primera con la promesa de subir a los pibes a primera para, entre otras cosas, “capitalizar el club”, que había sido endeudado para salvarse del descenso con el entrenador saliente.

El primer partido de este ciclo fue un amistoso frente Unión en Santa Fe. Central se impuso 2-1 con doblete de Lucas Gamba. Casi un mes después, el 2 de noviembre de 2020, llegó la hora del debut oficial con una victoria por 2-1 ante el Tomba. El Canalla empezó con una sonrisa pero en el grupo no pudo vencer ni a Banfield ni a River, terminó tercero y pasó a la Zona Complementación.

Dentro de la fase de equipos más flojos, los del Kily González hicieron pie con más facilidad y lograron mejores resultados. Contando todo el certamen, Rosario Central jugó 11 partidos, ganó 5, empató 2 y perdió 4. Convirtió 17 goles y recibió 14. A continuación, un análisis de lo mejor y de lo que hay que mejorar.

SISTEMA DEFENSIVO

 

Errores defensivos ciclo Kily González

 

“Los equipos se arman de atrás para adelante” manifestó el DT en varias conferencias de prensa. A pesar de ello, y de probar con distintos nombres y esquemas tácticos aún no puede fortalecer la defensa, que permanece insegura desde el primer encuentro frente a Godoy Cruz. En el único partido que Central no sufrió fue ante Patronato, que prácticamente no atacó.

Además de la tarea defensiva de los mediocampistas centrales y los cuatro (o cinco) de la última línea, está el tema arquero: ante la ida de Ledesma al Cádiz, quedó Ayala como titular. Josué sólo atajó dos partidos y tuvo una lesión ligamentaria en su rodilla izquierda que lo dejará afuera hasta julio. Miño atajó 3 partidos seguidos, Romero lo reemplazó en los 3 siguientes, y volvió Marcelo a atajar los últimos 3.

Ni Marcelo Miño ni Juan Pablo Romero han dejado buena imagen como para estar a cargo del arco auriazul. Josué Ayala tampoco terminó de convencer en los amistosos y los dos partidos oficiales que jugó. El Kily sostiene en su discurso que está conforme con los arqueros del club, pero también está interesado en Jorge “Fatura” Broun, que tiene muchas ganas de volver y podría convertirse en el primer refuerzo de este 2021.

VECCHIO, ‘10’ Y CAPITÁN

 

Vecchio, la figura de CENTRAL

 

Emiliano Vecchio fue el primer jugador que pidió el Kily cuando se hizo cargo de la dirección técnica. “Para mí es un sueño, estoy cumpliendo con algo que vengo anhelando hace mucho tiempo” fueron las primeras palabras del enganche que volvía al club después de 15 años, proveniente del Bolívar.

Debutó bajo la dirección técnica de Ángel Tulio Zof a los 16 años. Jugó 20 partidos y se fue a jugar al fútbol por todos lados del globo. Corinthians, Colo-Colo y Santos fueron los clubes más importantes por donde pasó. Además estuvo en Catar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes y España. Pero sin dudas, que aquí y ahora volvió a encontrar su lugar en el mundo.

Jugó los 11 partidos: 10 desde el arranque, y el último, ante Lanús, ingresó lesionado desde el banco de los suplentes. Con 5 goles y 4 asistencias, fue protagonista principal de 9 de los 17 tantos que gritó Central en esta competencia de la nueva Liga Profesional. Desde la ida de Giovani Lo Celso en 2016 no se veía un jugador tan determinante en los últimos metros.

CORTO DE ‘9’

Pospandemia se fueron al menos 10 jugadores. Entre ellos: Sebastián Ribas, Claudio Riaño y Marco Ruben. Además, en diciembre de 2019 Fernando Zampedri había salido a préstamo a la U. Católica. Después de los amistosos de la última pretemporada, Kily González notó que le faltaba presencia ofensiva. No había presupuesto para invertir y llegó libre Alan Bonansea, que fue oficializado a fines de octubre del año pasado.

Jugó un puñado de minutos, no convirtió ni pudo demostrar capacidad técnica a la altura de las circunstancias y en el último partido ante Lanús, Bonansea nisiquiera concentró. Toda la esperanza está depositada en la vuelta de Marco Gastón Ruben, el delantero de 34 años ídolo de la institución que en 2020 puso una pausa a su carrera profesional.

Mientras tanto, en la Copa Diego Armando Maradona, Rosario Central trató de arreglárselas con Lucas Gamba como centrodelantero principal, y con los ingresos de Luca Martínez Dupuy e Ignacio Russo Cordero, este último, el que menos oportunidades tuvo, pero lo cierto es que falta un ‘9’ natural de jerarquía, goleador. Ahora hay asistidor.

MARINELLI, LA REVELACIÓN

 

 

Alan Marinelli debutó en la primera de Rosario Central hace casi dos años. El 20 de abril de 2019 ingresó desde el banco frente a Aldosivi en Mar del Plata, en la ya extinta Copa de la Superliga. Llegó al club con apenas 11 años de edad, y está pasando por su mejor momento. Cocca le dio sus primeros minutos en la máxima categoría, pero el Kily supo sacar lo mejor de él.

Contra Patronato tuvo una tarde que no olvidará jamás: fue su primer partido como titular, convirtió dos golazos e hizo un jugadón que Vecchio empujó a la red. Siete días más tarde repitió en el 11 inicial y respondió con otro gol, después de un rebote por un tiro de Fabián Rinaudo. Y como no hay 2 sin 3, Central trajo los tres puntos de La Feliz por otro gol de Alan, de media vuelta ante Aldosivi.

Su mini racha de goles se cortó ante Defensa y Justicia, donde no logró tanto protagonismo pese a la victoria Canalla. Ante Lanús no pudo ser de la partida ya que es uno de los seis jugadores del plantel con COVID19.

POR PRIMERA VEZ

En estos 11 partidos con el Kily al mando, debutaron 10 juveniles: Juan Pablo Romero (22), Rafael Sangiovani (22), Lautaro Blanco (21), Joan Mazzaco (20), Ignacio Russo Cordero (20), Gino Infantino (17), Mateo Tanlongo (17), Luciano Ferreyra (18), Luca Martínez Dupuy (19) y Lautaro Giaccone (19).

Además de los debutantes, en esta Copa Diego Armando Maradona sumaron experiencia en primera división Francesco Lo Celso (20), Facundo Almada (22), Rodrigo Villagra (19), Alan Marinelli (21), Emmanuel Ojeda (23), Joel López Pissano (24) y Marcelo Miño (23).

LO QUE VIENE

En la última semana un brote de Coronavirus llegó al plantel Canalla. Martínez Dupuy, Bottinelli, Zabala, Marinelli, Laso y López Pissano están transitando sus días con el virus, y no se descarta que en las próximas horas se confirmen otros casos. Central deberá esperar hasta el próximo jueves, cuando se enfrenten Defensa y Justicia y Aldosivi, para saber si jugará o no la final de la Zona Complementación frente a Vélez Sarsfield.

El equipo dirigido por Hernán Crespo deberá ganar por más de seis goles de diferencia para sacar a los del Kily de la final. En caso de que eso no suceda, y que el brote siga avanzando en el plantel rosarino, Central podrá pedir que se postergue ese último partido para que el virus deje de circular y los jugadores afectados se reintegren a la actividad.

EN SÍNTESIS

Lo hecho por el Central del Kily, hasta acá, tiene cosas para destacar y otras para mejorar. El punto más flaco es la fragilidad defensiva que demostró a lo largo de los 11 partidos oficiales, y en los amistosos pasó lo mismo. Deberá reforzar el arco y atenuar los desacoples defensivos, sino será un equipo de mitad de tabla para abajo.

Con más partidos y confianza entre ellos, el mediocampo conformado por Rinaudo, Villagra y Vecchio podría rendir más aún de lo demostrado hasta aquí. La posible vuelta de Marco Ruben y Jorge Broun serían dos grandes noticias para todo el pueblo Canalla, ya que son puestos en donde el equipo necesita un salto de calidad.

En este 2021 el club de Arroyito afrontará tres competencias: Copa Sudamericana, Copa Argentina y Liga Profesional. Kily González, al ser un hombre del fútbol, de la Selección Argentina, del Inter, Valencia, Boca Juniors y Rosario Central, seguramente estará soñando en conquistar algún campeonato. Veremos hasta dónde llega.