La primera práctica de Barcelona tras la muerte de Diego Maradona tuvo un homenaje al exfutbolista que murió este martes. Con Lionel Messi cabizbajo y visiblemente afectado, el equipo realizó un minuto de silencio formando un círculo entre los jugadores y el cuerpo técnico.

Maradona jugó en el club entre 1982 y 1984 y si bien no logró  trascender en el club culé como lo hizo luego en Nápoli, se tiene un grato recuerdo. La relación entre Maradona y Messi siempre fue buena y de admiración mutua.

 

 

Lio también lo despidió en su Instagram: "Un día muy triste para todos los argentinos y para el fútbol. Nos deja pero no se va, porque el Diego es eterno".

 

FC Barcelona on Twitter