Debate caliente y necesario en el Concejo Municipal. Este jueves los ediles no llegaron a un acuerdo respecto del aumento en el valor de la tarifa del boleto de colectivo en medio del paro que dejó a los rosarinos sin servicio de transporte urbano a mitad de la tarde.

Para ponerle más suspenso a la definición, los concejales decidieron, a partir de una propuesta de Manuel Sciutto (PS) que el expediente regrese este viernes a la Comisión de Servicios Públicos con la esperanza de arribar a un acuerdo. De esta manera, el oficialismo evitó perder la votación ya que contaba con 10 votos a favor y 14 en contra. A partir de las 10, tienen cita en la comisión y luego volverán a sesionar horas más tarde para destrabar el conflicto.

¿Qué se dijo en el recinto?
Carlos Comi, presidente de la comisión de Servicios Públicos, abrió la discusión con una nueva propuesta: incremento a 6 pesos y no a 6,65 como proponía el estudio de costos. La mayoría se opuso y la discusión regresará entonces a la comisión.

Aunque el oficialismo volvió a argumentar que debido a la inflación el valor del boleto debía aumentar, esta vez no se llegó a la votación. Comi, el primero en hablar, pidió una solución rápida para “salir de la crisis” pero no consiguió apoyo de ningún concejal opositor.

Tras la exposición del edil del Frente Progresista habló Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular), quien recordó que Fein había negado un aumento del boleto durante la campaña electoral y recalcó: “Hay que buscar nuevas fuentes de financiamiento”.

A su postura se sumaron los concejales del Partido del Progreso Social, Héctor Cavallero y Lorena Giménez, quienes además volvieron a proponer que el municipio, en conjunto con la provincia y la Nación, brinden el soporte económico para mejorar el servicio. El “Tigre” fue duro con el empresario Agustín Bermúdez, de Rosario Bus: “Si no le cierran los números que se vaya y habrá licitación”.

Por su parte, Roberto Sukerman (FPV) opinó que “no es responsabilidad de los concejales salvar un sistema que administra la intendenta”, que, según señaló el justicialista, “no defiende los intereses de los rosarinos”.

Cuando se conoció la decisión del PRO se produjo un quiebre, ya que entonces se supo que el oficialismo no reuniría los votos necesarios para hacer valer su propuesta. Roy López Molina adelantó la decisión de no acompañar la idea y puntualizó: “Hay que mirar a todas las gestiones que fueron desgastando el sistema de transporte”.