Tras varias semanas de tregua, volvieron la quema de pastizales en las islas del Delta del Paraná y el humo se adentró en las calles rosarinas nuevamente. Aunque los focos no fueron grandes, el gobierno provincial decidió rápidamente enviar un avión hidrante a la zona afectada y controlar el fuego.

"Ayer (jueves), desde temprano, detectamos tres columnas de humo, pequeñas, pero por el perfil del viento afectó al Gran Rosario", indicó  Roberto Rioja, secretario de Protección Civil provincial, y agregó:  "Empezamos a hacer monitoreos y tras  una reunión con el gobernador (Omar Perotti), ministro de gobierno (Roberto Sukerman) y de A mbiente (Erika Gonnet),  decidimos empezar a atacar el fuego con un avión hidrante ".

Según informó el funcionario, en diálogo con LT8, los incendios fueron apagados al mediodía y se reforzó el operativo por la tarde para evitar nuevos incendios.

"Ahora está todo verde, así que hay alguien que está prendiendo", afirmó el secretario, a la hora de ser consultado sobre la intencionalidad de las quemas. "Es para hacer daño", concluyó Rioja.

La aparición de nuevos focos, tras varias semanas sin inconvenientes, puso en alerta a las autoridades provinciales que continuarán con el monitoreo de las islas para evitar otros incendios en la zona.

Erica on Twitter

 

Augusto Saracco 🍷 on Twitter