La casona abandonada ubicada en la esquina de San Luis y Laprida está generando temor en los vecinos que optan por no circular por su vereda ante el riesgo de derrumbe de mampostería. Desde el Concejo repitieron un pedido de informes para que la Municipalidad de Rosario tome cartas en el asunto e intervenga en la propiedad del microcentro rosarino.
 
Ya es una postal cruzar de verdad por parte de los vecinos y los transeúntes que observan el delicado estado de la casona, que parece sólo mantener el esqueleto estructural. A simple vista se ve la falta de paredes y hasta de parte del techo. Incluso los balcones y las celosías de las ventanas demuestran un evidente deterioro, sumado a los chapones que se pusieron para apuntalar y retener un eventual desprendimiento.  

 

 

El bloque de Juntos por el cambio, encabezado por el concejal Carlos Cardozo, volvió a pedir por la intervención luego de que la gestión anterior no respondiera una anterior pedido de informes. 

En el nuevo texto que ingresó este jueves se encomienda “al Departamento Ejecutivo Municipal, a través de la repartición que corresponda, proceda a realizar la inspección URGENTE de la casona ubicada en la esquina de San Luis y Laprida para constatar el estado en el que se encuentra y evitar un posible derrumbe”.