La educación ha tenido que cambiar la dinámica con la que se venia trabajando y poco a poco se va acomodando a la época que está tocando vivir. Y aunque los jóvenes están acostumbrados a las nuevas tecnologías, sin duda es todo un desafío tener a un adolescente concentrado en una clase virtual y que cumpla sus tareas virtuales.

Aunque hay plataformas preparadas para la educación a distancia, a la hora de agarrar el celular o la compu, Facebook, Instagram y algún videojuego siempre termina ganando la pulseada contra estudiar.

Es por eso que un profesor de matemáticas llamado Charles Coomber encontró la solución: unir las clases con los videojuegos. Y para eso utilizó el juego "Half Life: Alyx", la más reciente secuela de uno de los juegos más reconocidos y que recientemente fue lanzado para dispositivos de realidad virtual. 

Y como el juego permite la interacción con el mundo virtual y los objetos que hay en él, el profesor Coomber aprovechó esta característica para dar sus clases usando fibrones virtuales y un vidrio de un invernadero de un edificio que hay en el videojuego. El resultado es imperdible.

Lo positivo fue que inspiró a otros profesores a seguir sus paso y usar esta tecnología para hacer las clases virtuales mas entretenida.