Siete muertos, cuatro desaparecidos y 1000 evacuados

La provincia mediterránea vive hora de caos y desolación. Llovió 300 milímetros el fin de semana y causó un torrente arrasador de agua desde las sierras.

Un violento temporal de lluvia en la provincia de Córdoba causó la muerte de al menos siete personas, la desaparición de otras cuatro y alrededor de 1000 evacuados (300 de la capital cordobesa), luego de que el agua bajara torrentosa en las sierras chicas y afectara a las localidades del valle de Punilla, el departamento Colón, capital y alrededores luego de un fin de semana de lluvias intensas que acumularon más de 300 milímetros en algunas zonas.

El torrente se llevó varios vehículos.

Los arroyos y ríos están desbordados. La ciudad de Córdoba tiene muchas calles anegadas y barrios sin energía eléctrica.

El gobernador José Manuel de la Sota pidió ayuda al Ejército para acceder a los lugares más afectados por las inundaciones. Fuentes de Casa de Gobierno confirmaron que el gobernador pidió apoyo al general Jorge Rodríguez para tareas de logística, movilidad y equipamiento para asistir a las víctimas de la inundación. 

El torrente copó los cascos urbanos de las localidades del valle, incluida la propia ciudad capital, adonde varios autos fueron levantados por el impulso del agua. Las autoridades debieron abrir aún más las válvulas del dique San Roque en el anochecer del domingo.

De acuerdo a los datos suministrados desde Defensa Civil y la Policía de la provincia, un joven de 29 años murió al ser arrastrado por la crecida del río San Antonio, en la zona de Cuesta Blanca, en el valle de Punilla, en tanto que el Río Ceballos una mujer de 35 años tuvo igual final por la crecida del río de esa localidad del departamento Colón.

El fuerte temporal también causó anegaciones en varias viviendas de la capital de Córdoba y alrededor de 300 personas debieron ser evacuadas, según confirmaron desde el municipio capitalino, en tanto situaciones similares, por las crecidas de ríos y las consecuentes inundaciones, se vivían en localidades como Saldán, Unquillo, Villa Allende, Río Ceballos, Salsipuedes y Jesús María.
De la Sota convocó al Comité de Crisis provincial para delinear la logística de las acciones tendientes a mitigar las consecuencias del temporal.
Asimismo el ministro de Comunicación provincial, Jorge Lawsón, confirmó a los medios que se solicitó ayuda al Ejército Argentino.
Por su parte, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, precisó que se habilitaron escuelas y otras instituciones para alojar a los evacuados de la capital.
Las fuertes precipitaciones, en algunos casos hasta los 300 milímetros, desbordaron importantes ríos y arroyos que afectaron al tránsito vehicular de varios accesos en las sierras chicas, y el más importante sucedió en la ruta 9 norte, en la localidad de Jesús María.
También el temporal tuvo impacto importante en los cortes de servicios por caídas de árboles y postes, tanto de electricidad como de telefonía, internet y tv Cable, además de la provisión domiciliaria de agua potable.
En las primeras horas de esta noche la lluvia había cesado y la recuperación de algunos servicios se realizaba paulatinamente, precisaron desde las empresas prestadoras.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo