Un viaje para celebrar la amistad que terminó en tragedia

Erlij y una de sus pasiones compartidas con la familia: Rosario Central.

Hernán Mendoza, Diego Angelini, Alejandro Pagnucco, Hernán Ferruchi y Ariel Erlij, los cinco rosarinos que fallecieron este martes en el atentado en Nueva York, habían viajado a Estados Unidos para celebrar un nuevo aniversario de su graduación en el Instituto Politécnico Superior San Martín, junto a Martín Marro, que reside en Boston y permanece internado tras la embestida, Iván Brajkovic, Juan Pablo Trevisán y Ariel Benvenuto.

Habían estudiado en la escuela de Pellegrini y Ayacucho; formaron parte de la promoción 1987. Treinta años después, aquellos graduados -que siempre continuaron frecuentándose al menos una vez por año- decidieron celebrarlo en Norteamérica, lugar donde reside Marro y otro ex compañero de estudios. 

Alejandro Pagnucco.

En Rosarioplus.com repasamos el perfil de los rosarinos que fallecieron este martes en el atentado terrorista de Manhattan.

Ariel Erlij era un empresario relacionado a la industria siderúrgica a partir de distintos emprendimientos, uno de ellos la empresa Ivanar, dedicada a productos en chapa y hierro, de la que era titular. Además era socio del Parque Industrial Metropolitano de Rosario. El fanático de Rosario Central tenía dos hijos y jugaba al voley en Rowing Club.

Este año había emprendido la construcción de una nueva planta fabril en la ciudad bonaerense de Ramallo.

Hernán Mendoza era arquitecto, y apasionado por el rugby.

Todos habían egresado en 1987 del Instituto Superior Politécnico de Rosario y celebraban los 30 años de graduación con un viaje a Estados Unidos. Los otros integrantes del grupo, Juan Pablo Trevisán, Iván Brajkovic y Ariel Benvenuto resultaron ilesos y fueron asistidos por el consulado argentino en ese país. Brajkovic es un ejecutivo de la constructura Brayco, la cual estuvo al frente de la realización de obras públicas envergadura como el Acueducto Norte y la Central Termoeléctrica de Timbúes.

“Pensé que esto no podía estar pasando, era difícil de creer”, dijo esta mañana Jorge Nidd, decano de la Facultad de Medicina de la UNR y ex compañero de las víctimas en el Politécnico.  “Lo primero que pensás es que hay un error, que no puede ser, que no puede estar pasando”, agregó Nidd, quien estaba al tanto del viaje que realizarían sus ex compañeros a Estados Unidos.

“Nosotros tenemos un grupo muy compacto, muy lindo, en el que compartimos muchas cosas, uno de esos grupos que consolidan vínculos muy fuertes”, abundó Nidd. Y recordó que la promoción 1987 del colegio estaba integrada por “36 compañeros” que “nos juntábamos sistemáticamente cada dos años a comer”.

Un familiar de uno de los sobrevivientes del ataque dijo que “Ariel (Erlij) era el principal organizador del viaje, al punto que les pagó el pasaje a varios de los muchachos que no podían”.

Hernán Ferruchi 

La última fotografía que se tomaron todos juntos en Argentina los muestra abrazados en el Aeropuerto “Islas Malvinas” de Rosario ataviados con remeras que lucen la leyenda “libre”.

“Ariel fue con ellos el sábado a las cuatro de la tarde a despedirlos a (el Aeropuerto de) Fisherton, pero no viajó ese día por un problema personal, sino que lo hizo al día siguiente en un vuelo privado”, precisó Cecilia Piedrabuena, esposa de Benvenuto.
 

Nidd recordó que “ellos compartieron la foto con esa remera al momento de salir” y agregó que “la tragedia los opacó a ellos y a todos nosotros”.
 

Diego Angelini

Mendoza, Angelini y Ferruchi eran arquitectos de la ciudad de Rosario. El primero compartía el estudio “Amascuatro” con Ariel Benvenuto, uno de los sobrevivientes. Pagnucco compartía la profesión con ellos, pero trabajaba como ejecutivo de cuentas en la firma Femaco, que comercializa materiales de construcción. Dejó una esposa y tres hijas.

Quien resultó herido en el ataque, Martín Marro, es licenciado en biotecnología egresado de la Universidad Nacional de Rosario y trabaja como investigador senior para la industria farmacéutica Novartis. Se encuentra internado fuera de peligro en el hospital presbiteriano de Nueva York.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo