sec-corbata

Después de 35 años de proyecciones, cierra el cine Madre Cabrini

El productor audiovisual del Madre Cabrini, retratado por la fotógrafa Silvina Salinas.

El tradicional cine Madre Cabrini, que comparte sus instalaciones con el complejo educativo de calle Pellegrini y Juan Manuel de Rosas, proyectará este fin de semana sus últimas películas, entre clásicas y conciertos, como tiene a su público bien acostumbrado. Sí, cierra sus puertas.

Este domingo se proyectará el último film porque esta semana se terminó su concesión, que venía siendo renovanda desde 1983. “Se trata de una decisión personal, no hubo conflictos con nadie, tengo 74 años y quiero disfrutar la vida. No tuve un fin de semana para salir a la noche a tomar algo con amigos”, dejó en claro el empresario Jorge Debiasi en diálogo con Rosarioplus.com.

Después de 35 años de historia, el espacio de proyecciones cierra sus puertas. "La sala es del colegio, que renovaba el alquiler cada tres años, no sé quién lo alquilará, pero seguramente hagan otra cosa, porque se hacen congresos y actos muchas veces”, precisó.

El productor de televisión se manifestó conforme con todos los años de difusión de tanques, cine nacional, clásicas y conciertos: “Siento que hice mucho, tengo 60 años de cine, con 35 en Madre Cabrini, y desde 1970 a 1983 en el Arteón”, resumió.

Desde un comienzo, se planteó el cine Madre Cabrini como una propuesta no comercial, aunque algo de las distribuidoras se proyectaba. “Vinieron los complejos de cine grandes, y empezaron a poner trabas para que yo continúe proyectando algunas que ellos sacaban, y después al tiempo los distribuidores me dijeron que no les interesaba mi espacio como negocio”, planteó.

En 2010, Debiasi terminó de ponerle sello a una marca, que ya transmitía clásicos y conciertos, pero que ahora ahondaba en lo que el público le requería, con ballets y óperas. “Fui conociendo sus gustos, quedando ese público cautivo y consecuente a las propuestas, retomando películas que ya no se volvían a ver en cine como las que se iban remasterizando, pudiendo así mostrar clásicos con mejor calidad”, recordó satisfecho con su trabajo.

El cine antes era una parte del barrio, pero ahora aseguró que tiene un publico propio afianzado. "Muchos cuando se enteraron que cerraba buscaron convencerme de abrir en otro espacio, pero el problema no es el lugar, es una búsqueda de cambio de vida”, aseveró, y a la vez destacó que “ya conseguir en 2018 películas que tienen más de 70 años es un logro, creo haber cumplido una etapa”.

Debiasi es productor de televisión, por lo que seguirá con su programa Todo pasa, todo queda en un canal de cable local que realiza desde hace ocho años, y no descartó en un futuro “otras producciones propias”. Con 74 años, las ideas y el impulso siguen vivos.

Un cierre con programación de lujo 

Debiasi eligió varias joyitas antes de bajar el telón en la sala: se reproducirán este sábado y domingo en el usual horario vespertino.

El sábado a las 16.15, Sangre y arena, con Tyron Power y Rita Hayworth. A las 18.30, será el turno de Por siempre Ray Conniff y a las 20.30 La mentira infame con Aurdrey Hepburn y Shirley MacLaine.

El domingo a las 16.30 el concierto Romance de André Riu y finalmente cerrará con el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena, del pasado 1° de enero de 2018.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo