¿Cuánto necesita una familia de barrio para vivir?

Un relevamiento privado estableció en 21.000 pesos el costo de vida familiar en cuatro zonas de Rosario con predominio de población vulnerable. La distancia entre ese presupuesto y el ingreso promedio, al ritmo del galope inflacionario 

Llegar a fin de mes es cada vez más complicado para las familias de sectores populares de Rosario, que siente los tarifazos y los ajustes inflacionarios de forma más severa que la clase media.

Según un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso), una familia de cuatro integrantes de los barrios periféricos de la ciudad necesitó 21.023 pesos para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, vestimenta, servicios de vivienda y transporte, educación y salud. Un 4,5% más que lo necesario en diciembre de 2017. Al respecto, vale considerar que las paritarias salariales de las actividades predominantes en estos barrios están negociando por debajo del 15 por ciento de mejora para este año.

Fonavi y carrero en Parque Casas, uno de los barrios relevados.

El relevamiento de precios se realizó en barrios con predominio de población en situación vulnerable como lo son: Casiano Casas, La Sexta, La Lagunita y El Mangrullo (a diferencia del INDEC que toma una canasta para pensada para clase media y releva precios en el Gran Buenos Aires), y se basó en una canasta de 37 productos.

"La población más vulnerable posee un menor margen de decisión respecto a su consumo, prácticamente gasta todo su ingreso (no tiene capacidad de ahorro), lo hace en artículos de primera necesidad, y compra en comercios de proximidad, no pudiendo acceder por ejemplo a las ofertas y descuentos que ofrecen los grandes supermercados", indicaron desde la entidad dirigida por Andrés Asiaín.

Según la cifra arrojada por el estudio, el Salario Mínimo Vital y Móvil actual, equivalente a $9.500, sólo alcanza para cubrir casi la mitad del costo de vida familiar. Es decir, una familia que sólo dispone de un sueldo de éstas características, alcanza a cubrir tan sólo el 45% del costo de vida de su hogar.

Por ejemplo, una empleada de casa particular llega a cubrir con su sueldo de 9.826 pesos tan sólo el 50% de la canasta básica familiar armada para un consumo modesto. 

Los sectores populares emplean todos sus ingresos en consumir, y lo hacen sólo con productos de primera necesidad, alimentos sobre todo. (Rosarioplus.com)

En tanto, un obrero de la construcción debería ganar al menos $ 3.690 más para cubrir el costo de vida. Con un jornal básico promedio de $17.334, un oficial albañil debería trabajar más de 12 horas diarias para hacer frente al costo de vida familiar.

Los empleados de comercio quedaron lejos de cubrir la canasta básica familiar de diciembre, con un salario que no llega a los $ 16.000. Hasta diciembre su ingreso cubría el 82% del presupuesto familiar, lo cual demuestra el deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores en los últimos meses.

El monto que se percibe por cada niño/a en concepto de AUH es de $1.490 y sólo alcanza a cubrir las necesidades alimenticias de un/a menor de 3 años. Para poder satisfacer los requerimientos nutricionales de menores de 15 años, el monto de la asignación debería ser de al menos $634 más para el caso de una niña y $1.268 más para el caso de un niño.

El informe también refleja la situación en El Mangrullo, en la
desembocadura del arroyo Saladillo. (MR)

Asimismo, el haber mínimo actual de un jubilado es de $7.660, una vez deducido el monto que necesita para una alimentación básica, le quedan tan sólo $4.900 para poder cubrir el resto de sus costos fijos mensuales como pagar servicios, transporte y comprar remedios. 

"Los sectores de más bajos ingresos destinan una porción mayor de su presupuesto a bienes de primera necesidad, no formando parte de dicho presupuesto otros gastos que podrían considerarse de “lujo” y que sí están presentes en otros estratos sociales. En forma contraria, los sectores más pudientes, para sostener su pauta de vida requieren mayores gastos en áreas distintas a, por ejemplo, alimentos y bebidas", explicaron desde el centro de estudios que elaboró el informe.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo