sec-corbata

Conmoción en Colón por el acoso virtual de un contador a una adolescente

La víctima denunció en la Fiscalía local que un conocido suyo y de su familia le envió un video sexual que lo compromete. Las imágenes se viralizaron y estremecieron a la ciudad bonaerense donde el acusado es un profesional muy conocido, y cuyo paradero ahora se desconoce

La ciudad de Colón, ubicada al norte de la provincia de Buenos Aires, se ve estremecida por un caso de acoso virtual de un contador, conocido en esa comunidad de 25 mil habitantes, que una adolescente denunció ante la Justicia local. La conmoción se agravó por un video de índole sexual que el hombre denunciado, de 44 años, le envió a la víctima, de 18, y que circula por WhatsApp en esa población distante a 150 kilómetros de Rosario.

Según declaró este martes ante la Fiscalía de Colón, el profesional denunciado contactó a principios de julio, por Messenger, a la joven para pedirle que le enviara fotos de ella. La chica, con la mayoría de edad recién cumplida, se negó a semejante proposición, y como respuesta recibió de parte del adulto un video suyo que lo muestra masturbándose con imagen de sus genitales y de su rostro.

El material se viralizó por WhatsApp, lo que expuso la situación al conocimiento público, primero en Colón y, de a poco, en otras localidades, incluso en Rosario.

En la denuncia radicada ante Fiscalía, que confirmó el padre a este medio, la joven acosada relató que el agresor no se limitaba a pedirle y enviarle material obsceno, sino que le realizaba videollamadas en reiteradas oportunidades, y más de una vez la invitó a salir. Al no recibir respuesta alguna, se mostraba enojado, puntualizó la adolescente en su denuncia.

Todo contacto se dio de manera virtual hasta que el fin de semana pasado se cruzaron involuntariamente en el bar de mayor convocatoria de esa pequeña ciudad bonaerense.    

Según detalló en Fiscalía, él la miraba como un “desquiciado”. “Yo me asusté, le tenía miedo”, contó ante personal del Ministerio de la Acusación. Por fin pudo revelarle la incómoda situación a su madre pero ambas prefirieron ocultárselo a su padre para evitar su reacción violenta.

Sin embargo, los rumores en una ciudad pequeña avivan rápido el fuego. Es así que llegó a oídos del padre de la joven que el denunciado en cuestión -con el que tiene vínculos comerciales- había tenido este tipo de episodios de acoso con adolescentes de la ciudad. Lo que el hombre no sabía era que su propia hija era una de esas víctimas. Tal es así, que lo comentó en la cena familiar e incluso les preguntó si sabían al respecto.

El silencio y las miradas que cruzaron la chica y su madre hizo que él se diera cuenta. Tras conocer en detalle la situación, el padre de la víctima recordó un mensaje por WhatsApp del presunto acosador que recibió en su teléfono el fin de semana por la madrugada, y que mostraba el emoji de un puño con el pulgar hacia abajo.

En el momento no entendió el sentido del mensaje, pero luego, tras atar cabos con lo que su hija y su esposa le develaron, entendió que el contador le quiso enviar el mensaje a su hija esa noche en que la cruzó en el bar, se equivocó de destinatario y se lo envió a él, ya que tienen similar nombre padre e hija. 

La reacción del padre, según pudo saber Rosarioplus.com, fue la de dirigirse al domicilio del acosador con el propósito de pedirle explicaciones, pero no lo encontró. Incluso en el pueblo desconocen el paradero del hombre señalado por acoso. Los padres entienden que podría haber casos similares y, por lo tanto, esperan que se sumen denuncias en Fiscalía.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo