sec-corbata

Cómo fue el reencuentro de la joven separada de su madre hace 24 años por narcos

Marina Fernanda Aragunde, quien logró dar con su madre después de 24 años tras haber sido secuestrada a los 4 años por una presunta venganza narco y luego fue "vendida" a otra familia, contó emocionada que el reencuentro con su madre "fue mágico".

Fue secuestrada en 1995 cuando tenía cuatro años, cuando jugaba en el jardín de su casa, en la ciudad bonaerense de Marcos Paz. Se reencontró con su madre a través de Missing Children en Facebook.

"El reencuentro fue mágico. Cuando nos vimos no la reconocí al instante pero al abrazarla me volvieron todos los recuerdos y las sensaciones", dijo a Télam Marina, y agregó: "Estaba mi tío también. Cuando bajó del taxi le hice un juego que el me hacia cuando era chiquita y se puso a llorar, fue muy fuerte".

Afortunadamente aseguró: "Tengo muchísima memoria desde siempre y los recordaba porque el trauma fue muy grande: reconocí a mi madre biológica por una foto de Facebook en la que aparezco de chiquitita con ella, después vi un video que publicó en el que decía que me estaba buscando y no me quedaron dudas, pero igual tardé una semana en escribirle".

"Mi mamá biológica me contestó inmediatamente, me pasó el whatsapp y estuvimos hablando toda la noche", señaló.

En esas primeras comunicaciones, madre e hija hablaron luego 24 años sin poder hacerlo.
La madre le contó que la buscó siempre y nunca dudó de que ella estuviera viva.

La mujer publicó fotos en redes sociales buscando a su hija, habló con una envasadora de yerba mate para que publicaran su cara en el empaque y hasta se comunicó con el FBI.

A través de una entrevista telefónica con Télam, Marina relató que la madre le confesó que hasta su reencuentro se sentía muerta en vida.

Por su parte, Marina le contó a su madre en sucesivos mensajes que hace tiempo se alejó de sus apropiadores, que tuvo hijos y se casó, pero nunca dejó de sentir que de alguna manera iba a recuperar su identidad y que volverían a estar juntas.

"Ella sentía que yo estaba viva y estaba bien a pesar de que no tenía ninguna información de nada", remarcó Marina que ahora lucha por recuperar la identidad que le fue quitada hace 24 años.

Ocho meses después del rapto, su abuelo y su padre, Horacio y Fernando Esquivel, fueron detenidos y acusados de integrar una banda narco que también cometía robos a comercios.

Marina está convencida de que el motivo del secuestro fue dañar a su abuelo porque, dice, quien la raptó era "una de las mujeres de mi abuelo". En ese sentido, Marina dijo: "A mí me secuestraron y me vendieron en Mar del Plata a una familia para hacerle daño a mi abuelo, pero no vieron que le hacían daño a mi mamá".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo