Crean una bola de bowling que se puede direccionar después de lanzarla

¿Qué hacen un ex ingeniero de la NASA y un diseñador de juguetes y hacker experto para convertirse en los mejores jugadores de bowling del mundo? Obviamente la respuesta no es entrenar varias horas para perfeccionar las habilidades, sino todo lo contrario: recurrir a la ciencia y la ingeniería.

Mark Rober y James Bruton comenzaron por abrir una bola de bowling por la mitad y rellenarla con un mecanismo electrónico y mecánico similar al que se puede encontrar dentro de muchos de los juguetes Star Wars, pero con una característica adicional importante: un peso pendular giratorio. El peso cambia de lado a lado en respuesta a los movimientos del jugador, que son detectados por un sensor de movimiento portátil, y que a su vez hacen que la pelota cambie de dirección drásticamente.

¿Eso es hacer trampa? Claramente. Y seguramente no hay chances de que se pueda implementar en ningún torneo de bolos, ya que le saca la gracia principal al juego. Pero bueno,  la intención de Rober y Bruton no era encontrar nuevas maneras de hacer trampa sino ver si eran capaces de construir una bola automática y demostrar que no todos los youtubers son chicos grabándose en su pieza. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo