sec-reposera

Santa Fe se lució en Cosquín con un tributo a Los Originales Trovadores

La gran plaza Próspero Molina de la ciudad de Cosquín vibró este viernes con la delegación santafesina, que sorprendió a asistentes de todos los rincones del país con su propuesta de emular al folklore de los años ’60: Los Originales Trovadores volvieron a tocar con Carlos Pino de su formación original, y una jugada coreografía acompañó de la mano del Instituto provincial de danzas Isabel Taboga.

La ministra de Innovación y Cultura Chiqui González relató sobre la original propuesta: “En este caso se buscó la reivindicación de los años ’60 como boom del folklore en el marco de las revoluciones mundiales (con los Beatles y Mayo del ‘64), que desde la cultura argentina fueron clave los Chalchaleros y los Fronterizos, así como los Huanca Hua, logrando así que el folklore se extienda a nuevas generaciones. En ese marco, Los trovadores fueron revelación de Cosquín, y a la presentación de este año la llamamos ‘La imaginación al poder’".

Marcelo Stenta se encargó de la dirección musical, y según la ministra, “es muy contemporáneo por lo que le agregó a Los Trovadores una serie fusiones modernas”, y lo que descolló: la banda se presentó como se cantaba en esa época, muy pitucos: con esmoquin y ponchos en los hombros. También cantaron en esta nueva formaciónAgustin Pistone y Vanesa Baccelliere, dos jóvenes cantores que han mamado la esencia de los trovadores.

Los bailarines, por su parte, vistieron como los de aquella época, de polleras sesentistas anchas y por la rodilla. “Es un grupo de bailarines seleccionados de la Isabel Taboga, con coreografía de Imanol Muñoz. La coreografía evidencia cuando la pasión y la técnica, porque no es cierto que haya que defender la tradición sin innovar, no se puede interpretar igual que fueron los 60”, finalizó la ministra con satisfacción.

El miembro de la banda de antaño, Carlos Pino, destacó que “es un orgullo volver a Cosquín y con nuestros temas, aunque muchos de los miembros ya no estén”, y rememoró sus encuentros en el festival Nacional del Folklore con Linares Cardozo que daba sus letras, y que como varios de entonces componía poemas hermosos: “Hoy no existen poetas nuevos que compongan, o si los hay desgraciadamente no se conocen aún”.

Y finalizó: “Si bien en los años 50 ya viajábamos a Europa con otros músicos como la Negra Sosa, cuando llevamos Puente Pexoa a Cosquín ya éramos profesionales, una época dorada de la banda”. Este año después de casi 50 años, se dio el lujo de volver a pisar y sonar fuerte en el escenario Atahualpa Yupanqui.

El conjunto de baile se compuso de docentes, estudiantes y egresados de la Taboga, instituto provincial reconocido, que este año cumple 30 años. Fueron 24 bailarines seleccionados en una audición de mas de 70, y se trabajó montando y ensayando cada coreografía, escuchando y aprendiendo de los trovadores. “Después de los ensayos nos quedábamos dialogando y escuchando las anécdotas de Pino para aprender de este grupo tan importante. Los ritmos criollos suman algo africano, el tango, y a eso le sumamos los movimientos de los bailarines santafesinos actuales”, destacó Imanol.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo