sec-juego

Lo mejor y lo peor en la derrota de Central ante Gimnasia

No pudo ser para Central en La Plata pero a pesar del resultado hubo actuaciones para destacar. Y en parte, lo mejor fue aportado por los juveniles que tuvieron a cargo la creación de jugadas ofensivas. Zampedri, otro que siempre cumple.

Jeremías Ledesma: Nada que hacer en los goles. Esta vez no tuvo atajadas determinantes.

Paulo Ferrari: Pocos problemas con la marca. Pasó varias veces al ataque, pero no le dio buen final a la mayoría de sus proyecciones.

Luciano Recalde: Más preocupado por sacar la pelota que por su destino. Mostró algunos problemas de perfil, especialmente para la salida desde el fondo. Le ganó un mano a mano a Niell, que era jugada de gol clara.

Alfonso Parot: Incómodo. Le costó imponerse en la marca. Floja respuesta suya en la acción que generó el primer gol de Gimnasia. Mejoró en el complemento, como toda la última línea.

José Luis Fernández: Tuvo problemas con la marca por su sector, por donde se proyectó varias veces Bonifacio. Al menos, generó en ataque con sus trepadas, ya que le cometieron varias faltas.

Andrés Lioi: Preciso centro desde la derecha para la asistencia en el gol de Herrera. Cuando encaró, complicó a sus marcadores. En el final, sintió el esfuerzo, y se fue quedando.

Maxi González: Como viene sucediendo, quedó demasiado sólo para la pelea en el medio. Trajinó y batalló más de la cuenta, y se ganó la amarilla.

Leonardo Gil: Inconsistente en el juego. Participó poco en el armado y en la recuperación. Y no estuvo preciso en la pelota detenida. Sin embargo, le entregó dos pases de gol a Zampedri, que no estuvo en su noche.

Federico Carrizo: Con altibajos. Aportó algunos aciertos por la banda, pero le costó el retroceso. Y eso perjudicó la tarea defensiva de Fernández. Lo sustituyeron en el complemento.

Germán Herrera: La única que tuvo en el primer tiempo la transformó en gol, con un preciso cabezazo. Se agotó en la batalla contra los centrales del rival. Llegó a la quinta amarilla y lo reemplazaron a los 10 del complemento.

Fernando Zampedri: Fue el hombre más peligroso del Canalla, pero no estuvo en su noche. Tuvo tres chances de gol de cabeza. Dos se estrellaron en el poste y una se fue desviada. Peleó contra los centrales, pero le costó imponerse en el mano a mano por abajo.

Ingresaron luego

Maximiliano Lovera: Con su ingreso, oxigenó el ataque. Exigió a Oreja en el pie a pie, pero no concretó ninguna jugada importante en ataque. Perdió una pelota que casi termina en gol de Gimnasia de contra.

Agustín Coscia: Apenas si entró un par de veces en juego. Muy poco para evaluarlo.

Pablo Becker: Otro que casi no tocó el balón. Ingresó en los minutos finales.

El técnico

Leo Fernández: Pesaron las ausencias, especialmente en la última línea, donde el equipo mostró endeblez. De todos modos, Central salió a jugar dormido, y a los 40 segundos ya perdía 1 a 0. El auriazul recién reaccionó cuando perdía 2 a 0, cerca de los 30 del primer tiempo. Allí llegó el descuento de Herrera, que puso al Canalla en partido. Y como Gimnasia no aceleró nunca para buscar el tercero, Central siempre estuvo a tiro de empate. Y si bien al equipo de Fernández le faltó generación de juego, dos cabezazos de Zampedri dieron en los postes. Con lo que hizo en el primer tiempo, al Lobo le alcanzó para quedarse con todo..

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo