sec-juego

El tour que deberá hacer Argentina en la primera fase de Rusia 2018

El Seleccionado argentino de fútbol conoció este viernes su grupo y con ello las sedes que visitará en Rusia 2018, siendo Moscú, Nizhni Nóvgorod y San Petersburgo las que le tocarán en la primera fase. 

En el caso del debut contra Islandia, el conjunto conducido por Jorge Sampaoli pisará la capital rusa, donde tendrá su concentración, y jugará en el estadio Spartak, con 46.000 localidades disponibles, y uno de los más nuevos, debido a que lo construyeron en 2014.

Las instalaciones cuentan con un techo especialmente diseñado para combatir las extremas temperaturas de la ciudad y además puede soportar las pesadas y continuas nevadas del duro invierno moscovita.

El Otkrytie Arena -albergará otros cuatro cotejos- es un complejo deportivo imponente: incluye el estadio de fútbol, dos estadios de hockey sobre hielo, una academia de tenis, un centro de deportes acuáticos, varias escuelas de deportes y dos jardines de infantes.

Posteriormente, Argentina se trasladará a 712 kilómetros para enfrentar a Croacia en el estadio Nizhni Nóvgorod, con lugar para 45.000 espectadores y ubicado enfrente del lago Volga. La construcción ha sido completamente nueva y de hecho el césped del campo de juego recién terminará de sembrarse a fin de mes. 

La ciudad de Nizhni Novgorod tiene una fuerte historia desde la época de la Unión Soviética, cuando su nombre era Gorki (por su ciudadano más importante: el escritor Máximo Gorki), y se convirtió en uno de los puntos militares más fuertes y en la que los extranjeros tuvieron el acceso prohibido, algo completamente modificado en la actualidad.

Finalmente, el equipo de Jorge Sampaoli hará 605 kilómetros desde Moscú hacia San Petesburgo para concluir su participación en la fase de grupos frente a Nigeria en el estadio de Zenit, donde cada fin de semana juegan los argentinos Sebastián Driussi, Emiliano Rigoni, Matías Kranevitter, Emmanuel Mammana y Leandro Paredes, los últimos cuatro con chances de ir al Mundial. 

Su nombre es Krestovski y sus bases se comenzaron a levantar en 2007 pero debió ser resembrado el césped después de haberse plantado uno dañado y frágil. Este hecho levantó polémicas porque el presupuesto de la obra ascendió a más de 600 millones de euros y por la incorporación de trabajadores ilegales norcoreanos, según los medios locales.

El espacio total será de 68.000 hinchas, todos sentados, y albergará siete encuentros, al igual que Luzhniki de Moscú, los dos que más veces abrirán las puertas durante el mes mundialista.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo