El Ejecutivo municipal dispuso crear comandos operativos relacionados a la coyuntura sanitaria y puso la lupa en los más vulnerables de la ciudad: los adultos mayores que viven en situación de calle.

En los últimos días se habilitaron tres refugios (zonas norte, sur y centro) que funcionan las 24 horas con todos los cuidados epidemiológicos necesarios para el resguardo de los abuelos que cada día eran hasta ahora asistidos y acompañados por vecinos y operadores sociales.

El móvil de Sí 98.9 visitó el refugio en Grandoli 3450, donde Leo, referente operador municipal contó que las personas que allí se acercan "tienen garantizadas las cuatro comidas del día. Los conocemos desde años anteriores, y tenemos a la mayoría ubicados, los estamos buscando para que acá puedan pasar la cuarentena con tranquilidad”.

La apertura de este refugio se dio el pasado sábado. “Arrancamos con seis personas, pero al miércoles ya estamos llegando a los 20. Estamos al máximo por las distancias que hay que respetar en la cuarentena”, revelaron.

De todas formas Leo aclaró que “todavía hay lugares en los otros refugios habilitados para hombres, y para las mujeres en el refugio de Cáritas” que abrió sus puertas el año pasado.

Las circunstancias no son simples, ya que desde que ingresan, los abuelos no pueden volver a salir por la cuarentena. "Les hacemos compañía, les explicamos que la gente no está saliendo a la calle y no tienen quién los ayude afuera”, concluyeron desde el refugio del sur rosarino.