Por cuarta vez, la Cámara de Diputados de Santa Fe debatió sobre la nueva Ley de Agroquímicos y esta vez hubo media sanción. Con 20 votos a favor se aprobó el proyecto de Inés Bertero (PS, FPCyS), hecho que encendió la bronca de los ambientalistas que habían tildado a la iniciativa como inconstitucional y apoyaban la iniciativa de José María Tessa (FPV).

Hace 15 días, varias entidades ecologistas se habían manifestado en Santa Fe para pedir que se retire el proyecto elaborado por la diputada socialista. Entonces consiguieron que se postergue el debate, hasta este jueves, cuando finalmente hubo resolución.

Apenas finalizada la votación, Carlos Manessi, del Centro de Protección a la Naturaleza (Cepronat), habló en Sí 98.9 y lamentó que “el lobby empresarial sojero trabajó muy fuerte y le doblaron la muñeca a los diputados”. Con la noticia, vuelve a encenderse la bronca en los pueblos afectados por las impiadosas fumigaciones.

“Los vecinos saben que las sustancias que se utilizan son nocivas para ellos y sin una ley que los proteja, se van a proteger solos. A nadie le gusta que lo envenenen”, advirtió Manessi.

El proyecto aprobado establece una distancia de 100 metros libres de fumigaciones cuando hay barrera forestal, o 200 en su defecto, contra los 800 que requería la idea de Tessa, apoyada por las organizaciones ambientalistas.

“Lo aprobado es más de lo mismo que hay”, se quejó Manessi. Aunque falta la resolución en Senadores, todo hace indicar que la nueva Ley de Agroquímicos no traerá soluciones, sino mucha bronca.