Son muchos los adictos al trabajo, pero sin duda hay algunos adictos al trabajo que realmente merecen aplausos. Es el caso de Sarah Ray. ¿Quién es esa chica?, preguntaría Maddona. Bueno, es una paramédica que se acaba de hacer muy famosa y sin quererlo.

El tema es así. Hace unos días, Sarah (de 29 años) estaba en su casamiento en Tennessee, Estados Unidos. Sí, vestido blanco, pelo impecable, amigos y familiares ansiosos por escuchar el “sí, quiero”. En fin, una verdadera fiesta. 

Pequeño detalle: hubo un accidente cerca de donde se realizaba la recepción. Y no eran otros que su papá y sus abuelos, metidos en un accidente de tráfico. Y Sarah no pudo con su genio. Enfundada en su divino vestido blanco y con una tiara entre sus cabellos rojos, abandonó su propio casorio para ir a asistirlos.

Sí, paramédica de alma la muchacha. Sin duda, solidaria. Así fue como la fotografiaron trabajando la noche de su casamiento. Y la foto da la vuelta al mundo.

 

How dedicated are you to your job? Sarah Ray, Paramedic with Montgomery County Emergency Medical Services, was...

Posted by Montgomery County, Tennessee on Friday, October 9, 2015

Lejos está la chica de creérsela. "Yo no creo que lo que hicimos fue heroico, Es lo que cualquier persona que trabaje en atender emergencias hubiera hecho", dijo Sarah. “Acudimos a emergencias en ropas normales en el pasado. Lo único que en esta ocasión era en traje de novia", agregó. 

Un ejemplo de que los adictos al trabajo no son nerds o tienen problemas sociales. Son apasionados. Queda dicho.