La campaña mundial a favor del fin de la injusticia racial y la brutalidad policial prometía crecer hoy con protestas en Estados Unidos y otros países y con un segundo evento para honrar la memoria del afroamericano George Floyd, cuya muerte a manos de un policía desató la mayor ola de protestas y tensión racial en medio siglo en suelo estadounidense.

Homenajes formales y espontáneos a Floyd se han extendido desde Estados Unidos al Reino Unido, Francia, Bélgica, Túnez, Italia, Australia, Alemania, Sudáfrica y varios países más, incluyendo a la Argentina, en casi todos los continentes desde su muerte.

La frase de cabecera es Black Lives Matter (Las Vidas de los Negros Importan). Un ejemplo fue el primer ministro de Canadá participó en una manifestación en Ottawa en protesta por la brutalidad policial.

En Carolina del Norte, el estado del oeste de Estados Unidos donde nació Floyd, se esperan hoy miles de personas para un evento público en honor a su memoria que se seguirá de una servicio religioso exclusivo para sus familiares y que servirá de antesala a su entierro, el lunes próximo, en Texas, donde pasó la mayor parte de su vida.

En Washington, las autoridades se preparaban para una marcha por Floyd que se espera sea la mayor manifestación contra la brutalidad policial en la capital, y, en un intento de reducir las tensiones, el gobierno del Distrito de Columbia mantendrá el despliegue de miembros de la Guardia Nacional ordenado días atrás tras violentas protestas, pero no podrán portar armas.

Aunque ha amainado la violencia de las protestas, que durante varias noches incluyeron saqueos, incendios y enfrentamientos con la policía, los manifestantes han prometido continuar el pulso en las calles hasta que se atiendan sus reclamos de una reforma policial y del sistema judicial que termine con la discriminación y la injusticia que sufre la minoría negra de Estados Unidos.

En Washington, empleados municipales y activistas pintaron con letras gigantes sobre una calle que conduce a la Casa Blanca la frase Black Lives Matter; un gesto que demuestra la solidaridad del gobierno capitalino a un movimiento de protesta que lo ha enfrentado con el presidente Donald Trump.

El jueves pasado, decenas de miles de personas participaron de un primer homenaje a Floyd en Minneapolis. La multitud asistente hizo silencio durante ocho minutos y 46 segundos, el tiempo que el policía Derek Chauvin mantuvo su rodilla sobre el cuello de Floyd.