La autoridad de una aldea en medio de una colina en Abruzzo, una región de los montes Apeninos al este de Roma, en Italia, ha echado a rodar una singular oferta para resolver el problema del achicamiento de su población.

La localidad tiene muy pocos habitantes y, sumado a esto, la mitad de ellos son adultos mayores. Por este motivo desde el gobierno local decidieron impulsar un programa que busca repoblar la aldea con personas jóvenes.

Como condición, lo que pide el programa es que los nuevos residentes sean italianos o ciudadanos de la Unión Europea, vivir en una zona alejada del lugar, y tener entre 18 y 40 años. Una opción para jóvenes argentinos con ciudadanía europea.

Por repoblar las calles de Santo Stefano di Sessanio, el pequeño pueblo en Abruzzo, el nuevo habitante recibe un pago de hasta 9.500 dólares mensuales y la vista de un un paisaje digno de un cuento medieval.

Una Passeggiata per Santo Stefano di Sessanio

 

Si además de eso, si abren un negocio, se les pagará un subsidio de casi USD 24 mil para iniciar su proyecto, por única vez. Con respecto a la vivienda, quienes se muden podrán pagar un alquiler por un precio simbólico, es decir, a un costo muy bajo.

El pueblo cuenta con 115 habitantes, de los cuales la mitad son jubilados y no hay más de 20 menores de 13 años, por lo cual se puede decir que su población está envejecida. Quienes decidan mudarse, deberán habitar el pueblo por un plazo mínimo de cinco años.

El alcalde del pueblo, Fabio Santavicca, sostuvo que la idea es darle vida al lugar y "generar las condiciones para que este lugar siga existiendo".