Con pocos experimentados y la mente puesta en la Copa Libertadores, Rosario Central cumplirá este domingo con su compromiso ante el complicado Quilmes, que arrastra desde hace varias semanas un conflicto entre futbolistas y dirigentes. Como era de esperar, Coudet guarda lo mejor para jugar en Colombia.

Probables Formaciones

Rosario Central: Manuel García; Paulo Ferrari, Maximiliano González, Mauro Cetto, Cristian Villagra; Hernán Da Campo, Joaquín Pereyra, Gastón Gil Romero, Gustavo Colman, Jonás Aguirre; Ijiel Protti.

Quilmes: Silvio Dulcich; Daniel Imperiale, Mariano Uglessich, Lucas Suárez y Damián Malrechauffe; Emanuel Morales, Adrián Calello, Rodrigo Braña y Fernando Elizari; Federico Andrada y Brian Mansilla.

Arbitro: Pablo Lunati.

Cancha: Rosario Central.

Hora de inicio: 17.15.

Descuidó el torneo

El Canaya no gana en el campeonato local desde el 21 de marzo, por la fecha 8, ante Sarmiento de Junín. Desde entonces, Central acumuló cuatro derrotas y dos empates, racha que lo dejó fuera de la lucha por la punta de la Zona 1.

Además, lleva tres partidos sin conseguir tantos. El último gol auriazul en el torneo doméstico lo anotó Marco Ruben, de penal, ante San Lorenzo de Almagro.

El último gol en el torneo fue convertido por Ruben
El último gol en el torneo fue convertido por Ruben

Concentrados

En la nómina hay varios chicos que tendrán su primera vez en el banco de suplentes. Nicolás Giménez, Pedro Ojeda y Ezequiel Rodríguez, aguardarán por su chance junto a Coudet.

El resto: Sebastián Sosa, Pablo Álvarez, Felix Banega y Maximiliano Lovera.

Operan a Pinola

El defensor canaya Javier Pinola será operado el próximo martes, tras la fractura de tibia derecha que sufrió el jueves por la noche en el partido ante Atlético Nacional de Medellín. El futbolista permanecerá internado en el Sanatorio Mapaci al menos hasta ese día. Y según adelantó el médico del plantel auriazul, Marcos Diez, la recuperación para una lesión de este tipo demanda “entre 4 y 6 meses para volver a jugar”.

Un rival en problemas

Quilmes llega con un plantel que tiene la cabeza en otra cosa debido a los gravísimos problemas económicos. Hará lo mejor que pueda dentro de un semestre para olvidar rápido.

Durante la semana, los futbolistas rechazaron una propuesta de pago por parte del club que adeuda salarios desde hace cinco meses. El plantel no entrena ni concentra, por lo que llega a Rosario en una crisis que parece complicarse día tras día