El super clásico del fútbol uruguayo, Nacional versus Peñarol, volvió con todo tras el parate por la pandemia del coronavirus. Aunque el partido no tuvo un ganador (igualaron uno a uno), el encuentro fue atractivo porque estuvo lleno de condimentos, como una niebla de insólita intensidad y una patada criminal de un jugador aurinegro a un rival. 

A los pocos minutos del inicio del clásico charrúa, las redes sociales se llenaron de memes por la intensa niebla que invadió el Estadio Centenario de Montevideo. La nubosidad impidió a los televidentes disfrutar del encuentro, ya que la pelota apenas podía divisarse en el terreno, y hasta los comentaristas del partido tuvieron dificultades para identificar a los jugadores. Para colmo, los números de la camiseta de Nacional era de un color tan pálido que parecían invisibles sobre el blanco de la tela.

Por suerte, con el correr de los minutos, la neblina se disipó en su mayoría y los espectadores pudieron disfrutar del encuentro.

El delantero argentino Gonzalo Bergessio abrió el marcador a los 33 minutos del primer tiempo, de cabeza. En tanto, el atacante David Terans, a los 35 del complemento, aprovechó una salida errónea del arquero Luis Mejía y selló el empate para Peñarol, que finalizó con diez jugadores por la tras la patada criminal de Matías Britos a Mathías Suárez (17' ST) que derivó en la expulsión del jugador.

Con el empate de este domingo, ambos equipos se mantienen lejos de la punta de la tabla de posiciones que hasta el momento pertenece a Rentistas (10 puntos). Peñarol quedó octavo con un sólo triunfo y Nacional acumuló su tercer empate en el certamen, en el que aún no conoce la victoria.