Por Ernesto Rega

La cantidad de contagios sigue siendo alta pero para caminar hace falta ver la luz al final del túnel. A pesar de esos datos desde el gobierno local y provincial se están abriendo actividades, con fuertes protocolos, luego de tres semanas de restricciones más duras. Y volvió el running a Rosario, los grupos de entrenamiento. ¿Y las carreras?

Las empresas rosarinas que trabajan en la logística para organización de carreras de calle y maratones ya tienen un protocolo listo y aguardan sin presiones que desde el gobierno municipal definan cuándo es tiempo de volver. “Nosotros tenemos un contacto directo y casi diarios con las autoridades locales que son los responsables de la comunicación con nosotros para la vuelta a la actividad. La realidad es que no hay expectativas”, afirma Eugenia Palillo, referente de la firma Ecorace. El titular de Compañía de Deportes, Miguel Grosso, coincidió en que “tenemos un protocolo, de todas maneras tenemos que tener autorizaciones del gobierno como para ver si se puede llegar a realizar alguna carrera este año. Pero estamos un poco tristes porque no se sabe qué pasa, avanzamos un paso y retrocedemos dos con la cantidad de contagios”.

Protocolo listo

Según informaron a Rosario Plus desde estas empresas, están tomando como base la experiencia de Europa. “El protocolo lo hemos trabajado bastante, hay varios modelos. El más chequeado, probado y avalado es el que está comenzando a aplicar España con largadas por olas de 6, 7 personas según el ancho de la calle, con distancia entre ellos y con circuitos de una superficie bastante ancha para el distanciamiento social”, aseguró Palillo. 

Se prevé también un ingreso con control de temperatura antes de la largada, que será en tandas, lo que genera también que no haya tanta gente en la llegada porque la carrera transcurre en un tiempo más prolongado, y uso obligatorio del barbijo al menos los primeros 300 o 400 metros de la carrera. 

 

 

Grosso agregó que también se prevé una “una entrega de kits ampliada para que no se junte tanta gente, en días y en horarios. No es que la entrega sería en un día de ocho horas por ejemplo. Son varios días con poca gente, con turnos”. 

Acerca de la posibilidad de realizar carreras este año, Grosso contó a este medio que hasta ahora “tuvimos que suspender 6 carreras, entre ellas 2 triatlones, uno de larga distancia y otro de corta distancia, que eran en abril y octubre, y otras carreras de calle. Nos quedaría el Desafío Urbano en noviembre y un triatlón en diciembre que como viene el tema de incertidumbre en estos días no creo que se pueda hacer este año”. 

El año pasado hubo en Rosario prácticamente dos carreras de calle por mes entre marzo y diciembre. El crecimiento del running fue haciendo a esos eventos masivos, con participación en aumento, por la cantidad de atletas, familia y acompañantes. No solo los corredores aficionados esperan con ansias la vueltas de las carreras de calle, también para los de elite son eventos importantes, en los que participan, realizan marcas, muestran sus sponsors, y si les va bien también pueden llevarse algo de dinero o premios por los tiempos obtenidos.

Por su parte la referente de Ecorace aseguró que “desde el primer momento como empresa asumimos el tema con muchísima responsabilidad con lo cual vamos a esperar a que las autoridades locales nos avalen para volver a la actividad. No queremos promover ningún tipo de actividad que pueda perjudicar o pueda correr riesgo algún corredor, y en eso fue el surgimiento de la aplicación que fue la alternativa que encontramos para esto”.

 

 

Carreras virtuales y app local

Ante la imposibilidad de realizar carreras de calle masivas como hasta ahora, en julio Ecorace lanzó una aplicación propia para celulares para hacer carreras virtuales en la nueva realidad. “En un principio costó poder proponerles cosas nuevas a los corredores. La costumbre de estar en cercanía, la costumbre de poder compartir una largada, la solidaridad, lo que se vive en una carrera presencial, no hay nada que lo logre reemplazar. Pero obviamente hay una necesidad del running en general de tener metas y objetivos para poder participar y poder ir mejorando sus propios tiempos, y por qué no compitiendo con otros”, relató Palillo. “Nosotros consideramos, como sucede en el mundo, que las carreras virtuales van a seguir sucediendo paralelamente a las carreras presenciales en esto que llamamos hibrido”, explicó.

¿Cómo funciona? El día de la competencia el corredor o corredora simplemente debe estar preparado y darle “play” a la carrera. Empieza a correr el reloj, va contabilizando los kilómetros y se detiene automáticamente cuando se completa la prueba para la cual el participante se inscribió. Ahí se pueden ver las clasificaciones parciales en vivo, por categoría, por sexo, seguir a otros corredores y comparar tiempos. Al cierre de la carrera se publica la clasificación definitiva y se puede descargar el certificado de participación o compartirlo en las redes.

La aplicación desarrollada por la empresa rosarina se estrenó en agosto con la carrera a beneficio del Hospital Víctor J. Vilela, y hoy tiene abierta la inscripción para otras dos carreras virtuales. La referente de Ecorace adelantó a Rosario Plus que en breve estarán realizando de esta manera una prueba a beneficio de la Multisectorial de Humedales apoyando la causa por una Ley de Humedales. 

Soñar no cuesta nada

La última carrera de calle en la ciudad antes de la cuarentena fue la “Maratón Nocturna Sonder” de 10 km de la que corrieron unas 7 mil personas. Una calurosa noche la del 29 de febrero, en la que la primera carrera oficial del año se transformó, por ahora, en la única. En la zona también se realizó en marzo la carrera organizada por el municipio de Villa Gobernador Galvez.

En tiempos de pico de casos de COVID-19 la prioridad es la salud y las carreras no lo son, claro está. Pero el deporte es salud, y soñar no cuesta nada.