El fiscal de Homicidios Adrián Spelta tiene desde esta madrugada de miércoles un caso complejo al parecer para investigar: la muerte de un vecino de Vía Honda, a manos de un disparo policial durante lo que se presentó como un allanamiento.

Todo ocurrió en una modesta vivienda del pasaje 1821 al 4900 (Avellaneda a esa altura). Entre la 1 y las 2 de la madrugada irrumpieron policías a la casa de Rafael Venialgo Acosta, paraguayo de 55 años. Al parecer, tendrían algún propósito ordenado por la Justicia, pero eso todavía no trascendió. Lo cierto es que el dueño de casa, sorprendido a esas horas, resistió la irrupción y atacó a los policías con su machete. Según una versión, uno de los agentes habría resultado herido en un brazo.

La reacción de uno de los uniformados fue un tiro a quemarropa. Quedó a establecer si el disparo fue con escopeta y postas de goma, o con plomo directo. El balazo acertó en el rostro de Acosta, quien cayó malherido. Murió en el Hospital Clemente Álvarez. 

El policía que disparó fue imputado de manera preventiva, y sumariado en la comisaría 32°. 

La de Acosta fue la séptima muerte violenta en lo que va del año en Rosario. 

 

El patio donde se desencadenó la pelea del dueño de casa con los policías.
El patio donde se desencadenó la pelea del dueño de casa con los policías.