El gobierno de Santa Fe reanudó las paritarias iniciadas hace dos semanas y este jueves ofreció tanto en diálogo con los gremios docentes (Amsafe, Sadop, UDA y AMET) como a los gremios estatales (ATE y UPCN) continuar con la aplicación de la cláusula de actualización automática salarial en torno a la inflación (conocida como “cláusula gatillo”) pero supeditado a los ingresos de la provincia, condicionada y sin porcentajes. El rechazo no tardo en llegar.

En rigor, lo ofertado por el gobierno es sólo un punto de una serie de tres aspectos esenciales que los sindicatos reclaman. Ahora el gobierno provincial sólo habló del mantenimiento de la cláusula y no de un aumento porcentual como política salarial del año, ni la garantía de un ingreso mínimo para los que menos ganan.

“Si la cláusula gatillo es la oferta final del gobierno, claramente habrá situación de conflicto”, advirtió Jorge Moilina, secretario de UPCN. Si bien no quiso dar a conocer el porcentaje de aumento salarial que anhelan, dijo que "ninguna estimación seria avizora una inflación menor al 30% anual".

Por su parte los gremios docentes también se expresaron. La secretaria general de Amsafé, Sonia Alesso, consideró que la propuesta no amerita ser considerada porque quieren "discutir un aumento salarial y un porcentaje para recuperar lo que se perdió, no solamente ir mes a mes con la inflación”.