La comisión de seguimiento del caso Vicentin compuesta por diputados y diputadas de Santa Fe se reunió este jueves con el ministro de Gobierno, Roberto Sukerman, el secretario de Justicia, Gabriel Somaglia, y la titular de Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ), María Victoria Stratta para pedirles que se sumen a una propuesta para coadministrar la nueva cerealera concursada.

“Primero le preguntamos por qué la provincia desistió de aquel proyecto de coadministración. Ahora el eje es que evalúe la presentación de 60 acreedores granarios de un nuevo proceso de administración. La salida debe ser eminentemente política ”, sostuvo el diputado justicialista Luis Rubeo, portavoz de la comisión.

La empresa sigue los pasos concursales para poder dar una salida al pasivo por 1.300 millones de dólares que le debe a entidades financieras y productores agrarios. Pero la comisión plantea que “los plazos concursales son nocivos” y que se podría llegar a la quiebra.

“Por eso pedimos que la Provincia y la Nación, que consideren volver a poner de nuevo la problemática de Vicentin. Debe ser vital su participación ”, agregó Rubeo. Los Diputados se involucran en la propuesta presentada el pasado 25 de febrero por más de 70 firmas agrícolas que, en conjunto, suman acreencias por más de 120 millones de dólares, es decir, un 10% del total del pasivo de la cerealera.

 

 

La idea es capitalizar deudas y separar de la gestión de la empresa a quienes la condujeron al default a partir de la entrega de la participación societaria de los accionistas. También correr al directorio actual. 

A partir de ahí plantean la participación, junto a los productores, del Estado provincial y nacional en la “búsqueda de una solución sustentable en el tiempo y que permita la recuperación de la producción”.

Es ahí cuando conecta la reunión de esta mañana de la comisión de Diputados de Santa Fe para pedirle al gobierno provincial que vuelva a subirse a la búsqueda de una solución. Vale recordar que el llamado Plan Perotti tenía lineamientos similares pero se frustró luego de que los dueños se negaran a desprenderse de las acciones y correr el directorio. Condición sine qua non que se plantea en la propuesta nueva.