La Universidad Nacional de Rosario tiene desde este jueves nuevas autoridades, aunque en la misma línea de la alianza política que sostienen el radicalismo y el kirchnerismo. En reemplazo de Darío Maiorana asumió el ex decano de Arquitectura, Héctor Floriani, quien ejercerá el rectorado hasta 2019, junto al comunicador social Fabián Bicciré, que renovó su mandato como vicerrector.

“La tarea que hoy asumo por mandato democrático de nuestra comunidad universitaria suscita en mí un enorme orgullo y una enorme responsabilidad. Pienso a esta como un servicio dirigido a nuestra comunidad y a la sociedad, y creo que si este servicio es prestado con calidad, la Universidad se constituye como factor de desarrollo. A esto aspiramos”, dijo el titular de la UNR recién asumido. Lo escuchaban entre las rotundas columnas de mármol y los arcos de la nave central cientos de funcionarios de la casa, docentes y autoridades de los tres poderes de Estado, como el vicegobernador Jorge Henn, la intendenta Mónica Fein, el senador provincial y gobernador electo Miguel Lifschitz, el senador nacional Rubén Giustiniani, los diputados nacionales Juan Carlos Zabalza y Pablo Javkin, y los ministros de la Corte Roberto Falistocco y Daniel Erbetta. También, sus colegas de la Universidad Nacional del Litoral, Albor Cantard, y de la Universidad Nacional del Sur, Ricardo Sabattini.

Bicciré, reelecto, juró como vicerrector. (UNR)
Bicciré, reelecto, juró como vicerrector. (UNR)

Floriani pidió que “este recambio signifique un avance institucional posible en un marco de convivencia respetuosa en la diversidad”, en alusión a una elección en la asamblea universitaria que lo ungió con el 60 por ciento de los votos.

El nuevo rector se declaró conforme con la oferta formativa en posgrados, pero no así en cuanto a las carreras de grado. “Hay rigidez en las formas, y debemos poner a la Universidad a tono con las demandas de la sociedad, profundizar experiencias de transferencia y vinculación tecnológica”, señaló. Instó a “redoblar la relación con las escuelas medias”. Floriani dijo que entiende “esta tarea encomendada como un servicio público que si lo hacemos con calidad redundará en el desarrollo regional”. El titular recién asumido fue decano de Arquitectura hasta 2011, y desde entonces presidía la Comisión de Ciencia y Técnica del Consejo Superior de la UNR.

El rector saliente abrió los discursos con un recuerdo solidario para las víctimas de la tragedia de Salta 2141, y celebró lo que consideró una normalización institucional de la UNR tras asumir cuando en 2007 se encontraba acéfala por el fallecimiento de su antecesor, Ricardo Suárez.

La nave central del ECU estuvo a pleno.
La nave central del ECU estuvo a pleno.

Para Maiorana, la elección de Floriani y Bicciré refleja “una convicción de los asambleístas que se plasma en dos personas,  y la confianza y la certeza de que ellos continuarán el espíritu de apertura y la concepción de lo público y universitario que se funda en el hecho de que la Universidad no es nuestra si no que nos la han confiado.” Tras ello repasó otros logros como la universidad abierta para adultos mayores que llegó a 5.000 alumnos, y la recuperación del propio edificio donde el acto transcurría ayer por la mañana.

Por su parte, Bicciré ratificó que “este proyecto en continuidad nos define como ciudadanos universitarios y militantes de la universidad pública, defensores de la gratuidad y el ingreso irrestricto, un factor disruptivo en América Latina para promover la movilidad social ascendente. No sólo formamos aspectos técnicos, profesionales, si no que pretendemos formar ciudadanos críticos y con compromiso con el medio social”. Exhortó a que la UNR “tenga autonomía, pero nunca autismo, porque nuestra misión es comprometernos con la sociedad que nos alberga”.