Por placer o lo que sea, los argentinos no pueden contra los dulces
Por placer o lo que sea, los argentinos no pueden contra los dulces

El 90% de los argentinos incluye alimentos dulces en su alimentación por “el sabor y el placer” que producen los alimentos con azúcar. Así lo determinó un informe de la Universidad de Lanús, que encuestó a 800 personas mayores de 18 años.

Casi todos, aunque sea de vez en cuando, eligen algún que otro dulce para sus días. “Hay una omnipresencia de los elementos azucarados en la dieta de los argentinos que consumen azúcar porque para ellos es rica, natural, nutritiva y les brinda placer. Son percepciones que están presentes en la mayoría y atraviesan a todos los grupos sociales, edades o sexos”, señaló José María Aulicino, Codirector del equipo de investigación de la UNLa.

Es que, según el sondeo, el 92% de los argentinos que incorporan alimentos dulces diariamente a su dieta lo hace porque es “rico”; el 82% de ellos porque le produce “placer”; el 60% considera que el azúcar es un alimento “natural” y un 68% que su aporte es “indispensable para el desarrollo y funcionamiento del organismo y el cerebro”.

Según esta investigación, el sabor dulce tiene el reinado en la preferencia de sabor de los argentinos tanto en el desayuno, como en la merienda y a la hora del postre.

“Desde un punto de vista médico, la preferencia por lo dulce se explica por el hecho de que el cerebro humano se alimenta únicamente de glucosa, que es parte constitutiva del azúcar y es por eso que el sabor dulce activa neurotransmisores relacionados con el placer y ayuda a identificar fuentes de energía seguras y rápidas”, dijo Aulicino.

Por otra parte, detalló que “el 91% de los argentinos es consciente de que las enfermedades que pudieran devenir del consumo de azúcares responden al exceso en su ingesta, no al producto en sí, al que le otorgan cualidades positivas” y añadió que “la mayoría entiende que el azúcar debe estar presente en una dieta equilibrada”.

En la investigación se evidencia también la pasión de los argentinos por reunirse, agasajar y compartir alimentos como parte de su idiosincrasia.

“El consumo está asociado a la cultura de un país: el 90% de los entrevistados considera que siempre debe haber algo dulce para ofrecerle a las visitas y que debe haber azúcar en el hogar para ofrecer a invitados en caso de que quieran endulzar infusiones como té, café o mate”, sostuvo el director de la investigación.

(Télam)