Aunque el celu, los videojuegos, la tele, las pelis y las series pueden ser una buena compañía para sobrellevar la cuarentena, existe el riesgo de pasar más tiempo del recomendado frente a la pantalla. Y si no hay libro ni juguete que logre atraer a los más chicos, tal vez sea hora de empezar a experimentar.

En el último tiempo el slime se convirtió en el juguete de moda, no solo porque es muy fácil de hacer sino por el poder de entretener y fomentar la creatividad básicamente con una especie de "moco gigante" que se pegotea en las manos. 

En la web hay varias recetas de fabricar esta masa elástica y pegajosa, y en todas se le puede poner un toque personal para agregarle distintos colores, purpurina y brillantes. Pero acá te pasamos una receta básica como para ir arrancando:

Ingredientes: un vaso de agua, una taza de fécula de máiz (Maizena), un recipiente de plástico, pintura lavable y una cuchara.

Pasos para su elaboración

1- Mezcla la harina de maíz con el agua. 

2- Usá la cuchara hasta que quede una masa homogénea. 

3- Agregarle la pintura para darle color. En este paso tambien podés agregarle purpurina o brillantes.

4- Amasa la mezcla resultante con las manos

5- ¡Listo! Ahora podes molestar a todos tus familiares con un moco gigante.

Si no tenes maizena, acá va una receta que sigue mas o menos los mismos pasos, pero usando plasticola.