Hace poco mas de un año no existía en la ciudad ningún espacio para dialogar sobre corporalidades gordas, y entre varias mujeres y disidentes decidieron cambiar la historia. Ahora celebran el crecimiento de la colectiva Gordura Estruendosa, que busca ganar terreno en el verano, y convocaron a pasar una tarde de sábado en "La casita de enfrente", en la isla.

La cita fue para cruzar desde La Florida el sábado pasado. En diálogo con Fede Fritschi en Sí 98.9, la poeta y activista Ale Benz recordó que “el verano es uno de los momentos más incómodos e inseguros, y por eso creamos este espacio seguro”. 

“Es en el marco de las rondas gordas, nuestra principal actividad que busca visibilizar e intercambiar con otros activismos, y lograr que más gente se acerque a conocernos y a sumarse si lo siente”, contaron. Cada último jueves de mes se dan cita en Casa Fractal (España 1858).

Lucre, otra activista gorda que fue ideóloga de la colectiva, recordó que “en la agenda feminista el activismo gorde no es mencionado”, y que “la ley de talles alcanzó la agenda pública ya que viene con activismo desde hace años, pero otros temas que atravesamos no llegan”.

Ale Benz disparó en ese sentido: “Tenemos doble vertiente de opresión, siendo mujeres, encima disidentes y gordes. Y no es fácil llegar a este espacio que ahora tenemos, porque para hacerlo hay que ‘salir del closet gordo’, y eso lleva mucho tiempo, porque lleva mucho tiempo previo en que se invisivliza la propia condición, que es inocultable”.

Lucre recordó que “la gente quiere negar que una esté gorda, y cuando nos auto percibimos como gordas, siempre alguien me dice ‘no te digas eso’. Soy esto, todos lo ven, entonces ¿por qué no nombrarlo? Por la idea preconcebida de que la gordura es mala, y vemos la situación como opresión, no es solo algo discursivo”.

Las militantes notaron que “con el amor propio no alcanzaba”, y había que hacerle batalla a la sociedad. “El médico ante cualquier cosa nos pide bajar de peso, nos pasa en los vínculos que sentimos que no nos desean. Por suerte nos dimos cuenta que nos pasa a muches, y nos empezamos a organizar de manera colectiva”, narró Lucre.

En este sentido recordaron: “Hace más de un año quise hablar estas vivencias, y no había redes, y a veces la empatía de amigues tienen un límite. Este espacio es una batalla ganada, somos muches les que no nos amamos todos los días, y lo que buscamos es que el mundo deje de violentarnos”.

Escuchá la entrevista completa a Lucre y Ale Benz: