sec-corbata

Boleta Única: de los aplausos a las dudas

No solo el lento y controversial escrutinio provisorio. También la rápida saturación de las urnas, los problemas para leer los nombres de los candidatos y la implementación de la Boleta Única Electrónica (BUE) en otras provincias ayudaron a abrir nuevamente el debate sobre el sistema electoral santafesino.

La Ley de Boleta Única y Unificación del Padrón Electoral fue un proyecto presentado por el entonces diputado provincial del ARI Pablo Javkin. En enero del 2011, el entonces gobernador Hermes Binner firmó el decreto que habilitaba la utilización del novedoso sistema en las elecciones primarias del 22 de mayo de ese año. 

El nuevo procedimiento eliminaba varios vicios del antiguo modus operandi, como el robo de boletas, el “voto cadena” (ya no puede haber entrega anticipada de boletas), la lista sábana horizontal. Sin dudas, la boleta única demostraba un avance con respecto a la boleta común que se utilizaba. Al menos, eso se celebró cuando se registró el cambio.

El debut electoral de la nueva metodología pudo considerarse exitoso, a pesar del poco tiempo con que el que contó el tribunal electoral para capacitar a la ciudadanía sobre la metodología de voto.

Con el paso de los años, se implementaron algunos ajustes en la confección de la boleta única. En este 2015, recibió dos pequeñas modificaciones: el casillero del voto en blanco se eliminó (solo había que dejar la boleta sin marcar) y se permitió un papel de tamaño A5 (210x148mm). esto es, la mitad del A4 (297x210mm), que era la mínima permitida.

A pesar de las correcciones, la boleta única sigue en el centro de la polémica. No son sólo los ciudadanos los que manifiestan su desconformidad sobre el sistema sino también los candidatos que critican ciertos aspectos de la metodología.

El radical Mario Barletta, que perdió la interna socialista por la gobernación ante Miguel Lifschitz, fue uno de los primeros en mostrar su desconformidad con la boleta única. aseguró que esta metodología beneficia la elección de “personas” y no de partidos o proyectos. 

Otro político que consideró “arcaico” el sistema electoral y la forma de escrutinio actual fue Juan Monteverde. El candidato a concejal de Ciudad Futura manifestó su deseo de pasar al voto electrónico y dejar atrás los papeles.

A diferencia de los opositores, tanto la intendenta Mónica Fein como el gobernador Antonio Bonfatti salieron a defender el sistema actual y afirmaron que Santa Fe es un ejemplo a nivel electoral.

El socialismo apoyó desde el principio al actual sistema electoral.
 

Boleta Única Electrónica, ¿el próximo paso?

El domingo 12 de abril, a las 18, cerraron las mesas de votación en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias de la provincia de Salta. A las 19:30 ya había marcada una tendencia y pasadas las 21, el recuento estaba concluido. El sistema de Boleta Única Electrónica (BUE) se aplica progresivamente desde el 2009 en la provincia del noroeste y su implementación es considerada exitosa. Este domingo, el procedimiento será utilizado por las PASO porteñas, una gran prueba debido a la cantidad de participantes.

La BUE tiene un chip donde se guarda la información. Esto hace que el voto y el recuento se realicen de manera electrónica, pero de todos modos los votantes tienen que colocar un papel en las urnas, como lo hacen actualmente en Santa Fe. La máquina que se utiliza para elegir a los candidatos no guarda ninguna información del voto, todo lo que marque el elector se imprime en papel y queda grabado en el chip que contiene la boleta, el cual no puede ser grabado dos veces.

Otra distinción clave es que el elector puede verificar si la información registrada electrónicamente coincide con el de la boleta impresa. Para hacerlo, hay que acercar la boleta al verificador de la máquina (el chip) y se mostrará en la pantalla lo que se encuentra en el papel. Si el votante ve que cometió un error o no está conforme con su voto, se acerca al presidente de mesa, le entrega la boleta que debe anular y le darán una nueva para realizar el procedimiento nuevamente.

Dentro del debate que se presenta en torno al sistema actual de votación santafesino y el voto electrónico, la BUE parece ser un sistema que garantiza la transparencia, ya que los votos impresos siguen existiendo para tener como registro, y agiliza el escrutinio definitivo, gracias al conteo electrónico por chip. Será cuestión de esperar cómo le va en Buenos Aires este domingo.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo