Con el correr de los días, siguen apareciendo en las redes sociales audios y chats que testifican los pedidos de ayuda que Úrsula Bahillo realizaba por las reiteradas agresiones de su ex pareja y principal sospechoso de su femicidio, el policía Matías Ezequiel Martínez.

Este martes por la noche, tras la multitudinaria marcha en la localidad bonaerense de Rojas para pedir justicia por la joven de 18 años, salieron a la luz una serie de audios de mensajes de whatsapp que Bahillo les envió a sus amigas, en los que deja en evidencia el miedo que la adolescente tenía de ser asesinada.

“Te juro. Me siento muy mal, amiga, no doy más. Te juro que estoy muy triste. Amiga, me dijo que me va a matar. No aguanto más. Casi me quebró la mano, no puedo mover la muñeca, te juro ”, afirmó en uno de los audios enviados el 16 de noviembre.

“Ay, me hizo muy mal. Me quiero ir de acá, amiga. Tengo mucho miedo. Me arrancó todos los pelos, me re cagó a palos, amiga. Se enojó conmigo porque tienen que trasladar a la mamá a Buenos Aires… El loco me está mirando. Yo estoy afuera del hospital, arriba del auto, porque me dijo que si me bajaba, me va a cagar a palos delante de toda la gente. Ahí viene, amiga ”, completó.

ᴏʀɪᴀɴᴀ on Twitter

 

Más de dos meses antes del femicidio, la joven de 18 años había advertido a amigas de la situación de extremo peligro en la que se encontraba. La Fiscalía General del Departamento Judicial de Junín informó que el martes que el 28 de enero, la madre de Úrsula había denunciado a Martínez por los delitos de amenaza y desobediencia, cuyo expediente era seguido por el fiscal Sergio Terrón, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Junín, el mismo que ahora tiene a su cargo la investigación por el homicidio.